Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
ADVIERTEN POR UN MAYOR CRECIMIENTO DE LA SOJA 17-11-08
 

Las condiciones actuales de mercado y los costos de producción, advierten sobre una mayor “sojización” en el país.

Mientras en el campo se calientan los motores para el inicio de una nueva campaña de cultivos extensivos de verano, todo hace presumir que el efecto que se buscó con la resolución 125, tendría un resultado adverso.

 

El alto costo de producción de tiene el maíz, sumado a las complicaciones que se generan a la hora de comercializarlo en los mercados internacionales, hace que las expectativas por la siembra del cereal se reduzcan a los mínimos valores. Esta situación representa un gran retroceso en los porcentajes de rotación de cultivo, altamente recomendados para los suelos del NOA.

 

Sobre el tema, el presidente de la regional Tucumán de AAPRESID, ingeniero Juan Carlos Morales, comentó que las regionales de la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa se reunieron en la ciudad de Rosario para analizar la situación y del encuentro surgió que todas las provincias viven una situación similar.

 

“En otras épocas se hablaba que la zona central o zona núcleo tenia mayores beneficios o mejor competitividad y la verdad es que hoy estamos todos iguales”. Expresó.

 

Al respecto destacó que los productores de la pampa húmeda “tienen un alto costo, tanto en niveles de arriendo como en paquete tecnológico y, en ese escenario, hoy la soja es el único cultivo que tiene cierta rentabilidad”.

 

Más adelante acotó que “en la actualidad, en ningún lugar del país el maíz es un cultivo rentable y la superficie ha caído de manera considerable”. El profesional indicó que en muchos lugares la disminución de la superficie estuvo condicionada a la sequía, aunque hizo hincapié en que la intensión de siembra estuvo muy por debajo de lo habitual, motivada por los altos costos de producción. “No es rentable producir en Venado Tuerto y menos aún en Chaco, Tucumán o Salta”, afirmó.

 

El representante de AAPRESD en Tucumán, se refirió a la situación que se presenta a partir de los costos de arriendo de tierras y sobre el particular señaló que el productor que vive de su campo está reduciendo la superficie de siembra y esos campos son tomados por otros tipo de productores que trabajan en otra escala y que pueden afrontar los costos a manera de inversión.

 

“Hoy un productor no puede arriesgarse a invertir tanto dinero en arrendamientos con pagos previo a la siembra, con la incertidumbre de no saber qué va a suceder después”, opinó y continuó la idea expresando que “sin ánimo de ser pesimista, la verdad es que hay una incertidumbre que no permite planificar y hoy sentimos que el futuro depende más del azar que de lo que uno sabe hacer”.

 

Más “sojización”: para el dirigente tucumano, que además es el titular de la consultora agropecuaria Rurais, las opiniones están divididas sobre el futuro de la oleaginosa en la campaña que se aproxima. Señaló que algunos pocos analistas estiman que los productores con campos propios directamente no van a sembrar nada, mientras que la mayoría entiende que la superficie ocupada por el monocultivo será superior a las campañas anteriores.

 

“Las medidas que tomó el gobierno, para lo único que sirvieron fue para fomentar la sojización”, afirmó.

 

En este aspecto indicó que el NOA era una región donde la rotación con el maíz venía creciendo, el productor iba tomando conciencia de la ventaja y, la buena rentabilidad de la soja, le permitía invertir dinero en generar cobertura a través del maíz. En la actualidad, según los números que se manejan en el NOA, “esta va a ser la zona donde se va a notar muy fuerte el proceso de sojización, con todas las consecuencias negativas que trae el monocultivo de la soja que viene en detrimento de la estructura y calidad de los suelos”, sentenció.

 

Por su parte el presidente de la Asociación de Productores de Granos del Norte, Martín de los Ríos, expresó que su juicio la soja va a mantener la superficie habitual y consideró que los otros cultivos son los que van a perder terreno. “La soja es el único cultivo que quizás al productor le permita mantener su estructura, aunque sea cambiando el dinero”, expresó el dirigente.

 

En este sentido comentó que los productores van a seguir en el sistema, “porque no es fácil frenar una empresa que viene produciendo y hacer cirugía mayor en lo inmediato”. Además destacó que “el productor va a tener que buscar las variables en las cuales pierda menos y este escenario la única alternativa es la soja”, puntualizó.

 

“El maíz es directamente insembrable ya que tiene muchas trabas para exportar y el trigo tiene bajo precio, además con la incertidumbre e imprevisibilidad que tiene el mercado lo hace muy poco rentable”, expresó.

 

De los Ríos comentó que la soja es la única alternativa que se presenta como “de no quebranto”, ya que por lo menos permite cambiar la plata y mantener la estructura que tiene el productor.

 

“Los productores queremos seguir trabajando y además tenemos una responsabilidad social muy grande que es mantener el staff de gente trabajando en el campo”, dijo el titular de Prograno, agregando luego que “en definitiva se está produciendo a partir de quien toma las decisiones el efecto contrario al que se buscaba -sojización-, eso es lo triste, no logramos que se nos escuchen y mucho menos que se entienda la problemática”.

 

Deficientes rendimientos de trigo: Juan Carlos Morales comentó que los rendimientos en la cosecha de trigo en Tucumán fueron muy bajos y una de las razones fue la helada que se produjo el 5 de septiembre, fecha en la que la mayoría de los lotes estaban en floración, lo que afectó a la inmensa mayoría del cultivo de cereal. Según el profesional, muchos productores no pudieron cosechar sus lotes porque quedaron prácticamente destruidos.

 

El titular de la regional Tucumán de AAPRESID, comentó que los pocos lotes que pudieron ser cosechados, tuvieron rendimientos promedios de 700 kilos/hectárea y al mismo tiempo una muy mala calidad comercial, con granos helados, chuzos o verdes.

 

“Lamentablemente la cosecha fina vino para rematar una situación complicada que veníamos atravesando después del conflicto del campo”, expresó.

 

A decir del consultor, el trigo es un cultivo muy importante en Tucumán, porque tiene altos porcentajes de sucesión después de la soja y permite generar una renta que ayuda a cubrir los costos en el verano.

 

Morales explicó que el productor ha encontrado un muy buen esquema al hacer la sucesión de soja- trigo y había mejorado mucho el planteo técnico. En los últimos años el cereal había pasado de ser un cultivo circunstancial a ser un cultivo que suma a la renta de la soja que, junto al maíz, “nos permitía tener un esquema de rotación muy satisfactorio”, afirmó.

 

Algo similar ocurrió en las zonas sembradas con el cereal en la provincia de Salta, según relató el productor agropecuario, asesor y contratista rural Luís de los Ríos.

 

“El rendimiento fue normal para las zonas a secano y estuvo entre los 700 y 1000 kilos/hectárea, por lo tanto las expectativas de rindes fueron las habituales”, sostuvo.

 

Por otra parte, el productor señaló que el problema principal es el bajo precio que tiene el cereal con altos costos de fletes y con insumos que se pagaron a precios muy altos. Asimismo indicó que el trigo es un cultivo principalmente utilizado en esquemas de rotación, que permite generar cobertura de suelo.

 

En el norte durante el verano es muy difícil generar coberturas con gramíneas como el maíz o sorgo por los altos costos de producción y en ese aspecto el trigo hacía una buena contribución. En los últimos años, el cereal otorgaba al productor algún margen, a pesar de los bajos rindes, lo que generó mayor superficie implantada.

 

Garbanzo: para el ingeniero Juan Carlos Morales, el hecho que haya una alta rotación de trigo-soja también tiene su parte negativa ya que se transformó en un monocultivo de soja seguido de un monocultivo de trigo y esto trajo algunos problemas en el cultivo del cereal desde el punto de vista sanitario. Debido a esto, desde hace algún tiempo, se viene analizando ciertas alternativas invernales como la colza -canola- o legumbres invernales como lenteja o garbanzo. Dentro de todas estas alternativas el garbanzo es el cultivo que más aceptación ha tenido y cada vez son más los productores que están incursionando en él.

 

“Todos los estamos haciendo de una manera exploratoria con algunos lotes, y ya mirando para el invierno siguiente creemos que vamos a incrementar mucho la superficie de cultivo”, expresó el consultor tucumano.

 

Según estimaciones privadas, en la región se sembraron en la presente campaña entre 8 y 10 mil hectáreas de esta legumbre, en una zona que incluye Tucumán, el oeste de Santiago del Estero y el sudeste de Catamarca.

 

Fuente: El Tribuno Campo

Agricultura | AAPRESID
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group