Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
CLAVES PARA COMBATIR LAS PLAGAS EN SOJA 17-11-08
 

El Tribuno Campo conversó con la ingeniera Natalia Pelossi, asesora del sur de Entre Ríos, y el ingeniero agrónomo Daniel Igarzábal, entomólogo y asesor, sobre los caminos a tomar frente a la presión de las plagas en el cultivo de soja.

Frente a épocas con fuerte presión de orugas, Pelossi comentó que generalmente trata de aplicar productos verdes, es decir, ecológico. “Hasta el momento de la aparición de chinche. En este sentido, los aceleradores de muda me han dado muy buenos resultados por ser menos agresivos para la fauna benéfica que los productos convencionales. De este modo, los benéficos continúan la acción sobre el insecto y evitan ataques posteriores más virulentos”, afirmó.

 

Consultada sobre cómo se soluciona un problema de logística cuando todos los productores buscan aplicar al mismo tiempo, la profesional puntualizó que la clave está en la residualidad que se obtiene con ciertos productos, acompañada de los conocimientos necesarios para aplicar en el momento justo. “La ventaja de evitar una segunda aplicación está en poder retrasar las aplicaciones de productos contra plagas de aplicación posterior. De este modo, se ahorran recursos y estrés en conseguir maquinaria para solucionar una emergencia”, dijo Pelossi.

 

La asesora afirmó que no siempre hay que esperar a que haya una cantidad importante de orugas adultas para comenzar a exterminarlas. “En mi caso, lo que valoro es poder aplicar los insecticidas con umbrales muy bajos de orugas defoliadoras y sin esperar a que nazcan. Destaco Intrepid, un producto que he aplicado en campos de soja con muchas hectáreas, porque me da un respiro debido a que tiene un efecto residual prolongado: mientras se avanza con la aplicación, el producto que tocó las hojas no permite que resurja la plaga”, dijo.

 

Por su parte, Daniel Igarzábal, detalló el tipo de presión de orugas que se dará en la campaña sojera 2008/2009. “Puede esperarse que, por el invierno benévolo que hemos tenido, haya ataques de oruga medidora, porque la pupa pasa el invierno acartuchada en una hoja seca sobre el rastrojo. Si las bajas temperaturas y las heladas no reducen su población, llegado diciembre empezarán los ataques y recrudecerán en enero y febrero”.

 

Respecto de la ocurrencia de chinches para este año, señaló a la chinche de la alfalfa -Piezodorus-, que es de mayor toxicidad que la chinche verde común y que la marrón. “Estamos menospreciando el ataque de chinches porque muchos se quedaron con los umbrales de hace cinco o seis años, cuando se recomendaba el tratamiento con dos chinches por metro; hoy está demostrado que una chinche de la alfalfa detectada cada tres metros lineales ya nos está metiendo la mano en el bolsillo”, señaló Igarzábal.

 

Fuente: El Tribuno Campo

 

Agricultura | Soja
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group