Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
EL FANTASMA DE GREENPEACE VOLVIÓ A SOBREVOLAR SALTA 21-10-10
 

El ministro de Ambiente de la Provincia Francisco López Sastre propuso como asesor al inventor de la fábula del yaguareté y el ternero, Emiliano Ezcurra, quien no aceptó el cargo debido al escándalo que produjo la posibilidad de su incorporación.

La noticia corrió como reguero de pólvora. Emiliano Ezcurra, la cara visible de los más sonados escándalos protagonizados por Greenpeace en Salta, había sido nombrado como asesor por el ministro de Ambiente, Francisco López Sastre. Luego de ocupar espacios radiales durante toda la mañana, a mediodía se supo que no había aceptado.

Ezcurra, junto con el ingeniero Juan Carlos Villalonga, fueron los grandes agitadores en la campaña de la multinacional ambiental para frenar el desarrollo rural de Salta. El primero ya no pertenece a la organización y ahora se dedica a emprendimientos personales en materia inmobiliaria, turística y rural. El último conocido, en las yungas de Rosario de la Frontera. Villalonga, en cambio, es uno de los principales referentes de la organización verde.

Ambos fueron los encargados de explicar -sin éxito- el bochorno que produjo la denuncia judicial del tigrero Pablo Corro, quien los responsabilizó de haberlo contratado para colocar un collar satelital en un ternero y, cuando éste creció, sacar a pasear el instrumento en su caballo. El objetivo era engañar al centro de informaciones haciendo circular el GPS del collar. Mientras que las pantallas ubicadas en París registraban el paseo del aparatito, la página digital de Greenpeace celebraba la captura de ICX, una hembra de tigre de unos 90 kilos y de 15 años de edad, ocurrida en diciembre de 2001, en la selva de Orán. El anuncio rendía así cuentas a los contribuyentes que habían aportado telefónicamente, según relató Ezcurra a El Tribuno, unos cien mil dólares. La misma página celebraba también el estudio de impacto ambiental favorable para Pan American Energy, firma petrolera que se encargó de financiar el resto de la campaña. Tres años después, Corro los denunció porque nunca le pagaron los paseos del collar.

“No es lo que parece”, dijo Ezcurra a El Tribuno. Sin embargo, la conferencia de prensa del biólogo Pablo Perovic sólo sirvió para confirmar que no existía ninguna prueba -ni foto, ni muestra de pelos, ni de sangre, ni planilla alguna-que testimoniara la captura del yaguareté.

La campaña se enmarcó en una serie de acciones inexplicables, entre las que se destacan los ataques contra el gasoducto Norandino que contrastaron con la benevolencia de la multinacional hacia el otro ducto, Atacama, que circulaba casi en las mismas áreas.

 

La explicación de López Sastre

 

Consultado por El Tribuno sobre el tema, el ministro Francisco López Sastre dijo que “Ezcurra no pertenece ya a Greenpeace, entidad a la que renunció hace más de dos años”. En este sentido, afirmó que lo que se valoró fue “su condición de especialista en temas ambientales, y no su trayectoria en entidades ambientalistas”.

Francisco López Sastre

Por otra parte, al ser consultado sobre las causas de la renuncia de Ezcurra a Greenpeace, el ministro dijo que lo hizo “porque no compartía las posturas confrontativas de esa entidad. Por ello, tras su alejamiento, se abocó a la Fundación Banco de Bosques”.

El cargo se lo ofrecieron hace más de un mes, pero ayer, luego del escándalo, a mediodía ya había renunciado. “Ezcurra ya había desechado el ofrecimiento a través de una carta”. Según el ministro, había aceptado paralelamente un cargo en el exterior. “Yo no voy a tomar en cuenta lo que pasó con el yaguareté y el ternero, porque no tengo ningún fallo judicial en su contra”, aseguró el funcionario. Cuando se le señaló que el engaño había involucrado mucho dinero y que las explicaciones de Ezcurra, Villalonga y Perovic habían sido casi ridículas, López Sastre enfatizó: “No quiero defenderlo en el caso del ternero; eso es pasado y no hay fallo contra él”.

Sobre la importancia de la asesoría ofrecida a Ezcurra, López Sastre dijo que se trataba de un cargo “sin mayor relevancia; era solamente de asesoría y consulta”. En este sentido, aclaró que en su gabinete tiene un equipo de asesores de distintos sectores, incluidos ambientalistas. “Se busca que sea un ministerio interdisciplinario”, aseguró.

 

Neumann: “Nadie se olvida del engaño”

 

“No conozco las razones de la intención de parte del ministro de Ambiente para convocar a Ezcurra, pero sí puedo decir que ofrecer un cargo de asesor a una persona que no es versada en el tema, es una burla a la inteligencia, porque aquí en Salta tenemos gente capacitada en conservación de recursos naturales. No estamos hablando de un ofrecimiento a un premio Nobel; todo lo contrario. Esta persona le hizo daño a la provincia desde el mismo momento en que colocó el collar satelital a un ternero y pretendió engañar a la gente diciendo que era un yaguareté. De ese engaño no se olvida nadie. Ahora resulta que este señor da una voltereta en el aire. Para mí es un insulto a la gente que sabe y que existe en la provincia”.

De esta manera el ingeniero agrónomo Roberto Neumann se refirió a la frustrada designación de Ezcurra. El experto en manejo de bosques consideró también que “ahora la situación aparece muy clara en el sentido de que la famosa ley de bosques de Bonasso que trataba de conservar los bosques y la biodiversidad, es un fracaso”.

Neumann recordó que él, junto a Ana María Pontussi, de Fundesnoa, hicieron un aporte alternativo para mejorar la ley en virtud de todas las fallas que evidenciaba. “Lo que se aprobó en definitiva fue una mezcla no muy razonable de lo que decía el proyecto original de Bonasso y lo que decíamos nosotros”, expresó.

“Hoy, después de tres años de sancionada la ley, Salta no puede, por un lado, cobrar ni un peso de los subsidios previstos para las zonas reservadas, pero al mismo tiempo tenemos una prohibición de la Corte Suprema para cuatro departamentos donde no se puede hacer agricultura, ni ganadería ni extracción forestal con tecnología adecuada”.

 

Ricardo Alonso: “Alguien que hizo daño a Salta”

 

El diputado provincial Ricardo Alonso señaló: “Nos enteramos con estupor de la propuesta para nombrar como asesor en Medio Ambiente a una de las personas que más infamó y perjudicó económicamente a Salta. Emiliano Ezcurra, tristemente célebre por la estafa llevada a cabo cuando desde la multinacional inglesa Greenpeace él hizo campaña por el yaguareté en contra de uno de los dos gasoductos que se construyeron para vender gas a Chile. Ezcurra agravió desde Buenos Aires a Salta, buscando dinero de contribuyentes para “proteger” a los yaguaretés. En esa oportunidad escribí sendos artículos aclarando que todo era una falacia y que el yaguareté no corría ningún peligro por los gasoductos, como quedó demostrado. Ezcurra y otros militantes a sueldo de Greenpeace, al no poder dar con un yaguareté, le pusieron el collar de rastreo satelital a un ternero y más tarde lo colgaron de la montura de un baqueano del monte oranense. Miles de aportantes fueron estafados burdamente con una patraña, un verdadero fraude científico, donde teóricamente se estaba siguiendo por satélite el patrón de movimiento de un verdadero yaguareté. Pero no sólo fue el gasoducto y el yaguareté. Luego los activistas de Greenpeace aparecieron disfrazados de gendarmes e ingresaron en una finca de Tartagal, a una propiedad privada, a parar desmontes, razón por la cual todavía tienen una causa judicial.

Emiliano Ezcurra

Fue este mismo Ezcurra el que montaba parodias en el Obelisco y otros sitios emblemáticos de Buenos Aires para denostar a Salta y a los salteños por el tema de los desmontes; para impulsar detrás de Bonasso la ley de bosques que ya le costó a Salta cientos de millones de pesos en inversiones y donde todavía seguimos mendigando a la Nación para que nos den algunas monedas por compensación. Es inaudito entonces, que alguien que se mofó de Salta y los salteños, que reconoció que no sabía nada de medio ambiente sino que era un activista ambiental a sueldo, que no tiene ningún título académico que lo avale, sea ahora postulado para un cargo de muchos miles de pesos que vamos a pagar todos los salteños. Un acomodado porteño de barrio Norte, formado en una multinacional que muchos consideran “entidad con fines de lucro” que va a desplazar varios salteños que lo merecerían por estudio y capacidad”.

 

Nunca más se supo de IXS, el yaguareté que mugía

 

En la región de San Andrés, en el departamento de Orán, viven ejemplares de "panthera onca", nombre latino del felino al que los salteños conocen como "tigre", "overo" o como se lo denomina en la lengua guaraní: "yaguareté". En tamaño, sólo es superado por el león y el tigre asiático, aunque se parece mucho al leopardo.

Los habitantes del Chaco saben muy bien que resulta difícil convivir con este animal, sobre todo si alguien se propone criar chivos o vacas.

Los perros de los montes suelen llevar las cicatrices que les dejaron chanchos o pumas, pero difícilmente sobrevivan a un "entrevero con el tigre". Nadie puede confundir un tigre con un ternero, pero un satélite que gira a 36 mil kilómetros de la Tierra, sólo percibe ondas emitidas por un collar sin saber qué animal lo transporta. Eso habrán pensado los activistas de la multinacional Greenpeace cuando se enteraron de la existencia de estos felinos en nuestra región, en el marco de una campaña contra la construcción del gasoducto Norandino -que favoreció a su competidor Atacama- y decidieron lanzar el "Proyecto Yaguareté", que tuvo un final escandaloso cuando El Tribuno publicó maniobras fraudulentas con la "investigación científica". Años después y tras una columna de opinión que recuerda aquel incidente, Greenpeace sigue sosteniendo el engaño, acusa a este medio de mentir a sus lectores y lo intima a retractarse. Este artículo desnuda la falta de seriedad del proyecto y confirma: Greenpeace mintió y sigue mintiendo.

 

Una comedia de enredos

 

Gracias a la colaboración de actores y cantantes populares, el "Proyecto Yaguareté" recaudó cien mil dólares para colocar cuatro collares de rastreo satelital a otros tantos tigres salteños. Según informaron dirigentes de la organización, Pan American Energy también hizo posteriormente un aporte generoso.

Greenpeace nunca pudo demostrar que hayan capturado ningún tigre, pero el engaño siguió y la organización insiste hasta hoy, con su mentira. Luego de un año y medio de una campaña que tenía como referente científico al biólogo Pablo Perovic y como baquiano al "tigrero" oranense Pablo Corro, el responsable regional de entonces, Emiliano Ezcurra, informaba que "hacia octubre de 2000 Greenpeace tuvo una intervención clave en el área cuando la empresa petrolera Pan American Energy solicitó autorización para realizar tareas de ‘prospección sísmica’ dentro de la Reserva Provincial de Flora y Fauna Acambuco, en las yungas del sector Tartagal. Meses más tarde, Greenpeace realizó un relevamiento in situ para, felizmente, comprobar que el daño ambiental fue despreciable" indicaba el tendencioso comunicado.

"De todos modos, seguimos de cerca las actividades en Acambuco y formamos parte del consejo asesor de proyectos de desarrollo sustentable para la zona", dijeron. En la misma página se agregaba "la noticia más esperada: luego de dos largos años de trabajo, en las vísperas de la Navidad, el biólogo Pablo Perovic junto al baquiano Pablo Corro logran colocar por primera vez un collar de seguimiento satelital a un yaguareté en las Yungas. De noche y con mucha lluvia, una hembra de más de 90 kilogramos, bautizada IXS, es adormecida durante 45 minutos con un dardo de Perovic. Al despertar, IXS comenzó a transitar la selva con un collar que llevará por un lapso de dos años y que nos permitirá monitorear sus desplazamientos y demostrar que el corredor debe ser declarado Reserva de Biosfera".

Los responsables de aquel proyecto festejaron el "éxito" de la tarea. Pero en medio hubo un percance. En 2004, Pablo Corro denunció que Perovic y Greenpeace lo habían engañado. El baquiano denunció ante la Justicia laboral que nunca le pagaron los servicios para los que había sido contratado y que el collar nunca fue colocado a ningún yaguareté.

 

Fuente El Tribuno

Noticias del Sector | Política
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group