Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
COSECHA DE TRIGO CON CABEZAL “STRIPPER” 11-11-08
 

En las provincias del NOA la producción de cereales y oleaginosas se concentra en la región agro- económica del Umbral al Chaco.

En ella los cultivos de soja -Glycine max L merr- y maíz -Zea mays L- consumen a fines del verano y comienzos del otoño, parte del agua almacenada en el perfil. Si a ello se añade el balance hídrico negativo, característico de esta región, que resulta en el invierno y la primavera puede entenderse por qué los rindes de trigo -Triticum aestivum L- oscilan entre 6 y 10 quintales por hectárea.

 

Sin embargo, cuando el trigo se cultiva en campos con riego es normal que los rendimientos asciendan a 30 ó 40 quintales por hectárea. La zona de riego más importante para este cultivo se ubica junto a la cuenca del Río Juramento en la provincia de Salta con 27 mil hectáreas en el año 2006.

 

En ella es posible realizar la doble cosecha, vale decir trigo en el invierno y soja ó maíz en el verano. En este caso es una práctica común realizar un riego por inundación antes de la siembra de estos cultivos de verano, con el fin de almacenar agua en el perfil de suelo y mejorar la seguridad de sus cosechas.

 

En estas condiciones el arrastre de los residuos de la cosecha del trigo y su acumulación en los sectores más bajos de los campos es inevitable, como el consecuente efecto negativo sobre la eficiencia de la sembradora que deriva en graves problemas de implantación de los cultivos posteriores.

 

Un camino para ofrecer soluciones a este problema es el empleo de cabezales “stripper” en las cosechadoras de granos, ya que su principio de funcionamiento se basa en cosechar sólo las espigas de trigo mientras las plantas permanecen ancladas al suelo y no son arrastradas por el agua de riego.

 

¿Cómo es el cabezal stripper? el cabezal stripper está formado por un rotor dispuesto transversalmente a la dirección de avance sobre el cual se disponen hileras de dientes con muescas con forma de agujero de cerradura y que asemejan peines. Por encima de dicho rotor se ubica un capot ajustable el cual determina la cantidad de material que toma contacto con los dientes según se acerca o se aleja del rotor. Por detrás de este rotor dentado se encuentra otro rotor que cumple la función de embocador y entrega el material al interior de la máquina.

 

¿Cómo funciona el cabezal Stripper? el rotor del cabezal gira contrariamente al giro de las ruedas de la cosechadora, es decir hacia arriba y atrás; mientras lo hace genera un movimiento circular del aire que está en contacto con las diferentes hileras de peines y deriva en un proceso similar al que ocurre en una turbina del aire acondicionado de un coche, con la diferencia que en estos casos se permite el ingreso de nuevas partículas de aire por el centro o “zona de admisión”.

 

Como en el cabezal Stripper no existe zona de admisión, inevitablemente se produce una depresión o caída de la presión estática hacia el centro del rotor por falta del aire que se desplazó. En cambio, el aire que se libera en el extremo del peine adquiere una trayectoria recta con dirección tangencial y sopla hacia arriba y atrás.

 

Estos fenómenos determinan que las plantas del cultivo se elevan al momento de entrar al rotor, toman una postura erguida y se adhieren a la superficie del mismo. Los tallos entran en los agujeros de los peines y como las espigas tienen mayor diámetro son desprendidas quedando los tallos de pie en el terreno, esta acción se conoce como “stripping”.

 

Las espigas tienden a pegarse contra el centro del rotor una vez que ingresan entre los peines para luego seguir la trayectoria hacia el embocador y ser procesadas en el interior de la cosechadora.

 

Cuando las espigas no se pegan al rotor son sopladas por el aire que asumió una trayectoria tangencial, caen seguidamente sobre el terreno y generan las pérdidas por cabezal.

 

En síntesis, cuando las plantas ingresan por debajo del capot tienden a pegarse fuertemente contra el rotor por el efecto de adsorción o chupado que éste provoca originado en el incremento de la velocidad y la reducción de la presión estática del flujo de aire, mientras que fuera de la trayectoria de los peines el aire sopla, las despega y provoca las pérdidas.

 

Conforme el radio del rotor es más grande o gira más rápido mayor es la magnitud de la adsorción o “chupado”.

 

Como las espigas de trigo durante un día de cosecha se rehumedecen o secan conforme la humedad relativa del aire y su temperatura cambian, o el rendimiento del cultivo varía dentro de un mismo lote, es necesario ajustar el cabezal stripper con el objeto de reducir la cantidad de trigo que cae y queda tirado en el suelo.

 

Experiencias locales: el INTA EEA Salta a través de su proyecto PRECOP realizó un trabajo con el objetivo de estudiar el impacto de la regulación del cabezal stripper sobre las pérdidas cosecha, en trigo bajo riego, con desarrollo uniforme, altura de plantas de 100 a 110 cm y rendimiento de 4000 kg/ha. Esta experiencia tuvo lugar en Tolloche, departamento Anta.

 

Cuando se cosechó durante las horas de mayor temperatura y menor humedad relativa las espigas de trigo estaban más secas y frágiles como resultado de su interacción con el aire circundante. Por el contrario, cuando se cosechó entrada la tarde las espigas se mostraban más húmedas, más flexibles y menos frágiles.

 

Los resultados indican que conforme el cultivo está más seco es necesario aumentar la velocidad angular del rotor y la velocidad de avance de la cosechadora; así se incrementa la adsorción sobre las espigas y el índice de alimentación. En el caso que el rotor gire más rápido de lo necesario, se incrementa la cantidad de material “no grano” que ingresa a la cosechadora y consecuentemente las pérdidas por la cola.

 

Mientras que cuando el cultivo adquiere humedad desde el aire ambiente, se incrementa el rozamiento entre las plantas y el flujo de éstas hacia el interior del capot es menor. Por ello, es necesario reducir la velocidad de avance de la cosechadora y la velocidad angular del rotor.

 

La variación de la humedad relativa y de la temperatura del aire es suficiente para cambiar la condición del cultivo a tal punto, que la regulación del cabezal debe ajustarse continuamente a fin de mantener bajo el nivel de pérdidas.

 

Ventajas: la principal ventaja del cabezal stripper reside en que incrementa la capacidad de proceso de la cosechadora, pues ingresa mucho menos paja que con la plataforma convencional; ello es mucho más importante en los cultivos de trigo con alto rendimiento.

 

Toda vez que el cabezal trabaja a una relación óptima entre la velocidad de avance de la cosechadora y el giro del rotor, es posible cosechar más hectáreas por hora con niveles de pérdidas por cola muy bajos. En otras palabras, siempre es posible lograr una combinación óptima entre la capacidad operativa y el nivel de pérdidas.

 

Fuente: El Tribuno Campo

Agricultura | "Stripper"
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group