Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
APLICACIÓN VARIABLE DE NITRÓGENO EN MAÍZ 21-10-08
 

La aplicación de la agricultura de presición permite obtener la mayor expresión del potencial de los lotes. Su aplicación en la fertilización de maíz es una de las aplicaciones.

Ing. Agr. Adriana Godoy

INTA EEA Salta Proyecto PRECOP

precopsalta@correo.inta.gov.ar



A simple vista los rendimientos de un cultivo pueden parecer uniformes, pero se han llegado a registrar diferencias notables de hasta 4 tn/ha, fruto de la variabilidad presente en cada lote. Así, al distribuir de manera uniforme semilla, fertilizante y agroquímicos, en algunos sectores del lote las cantidades resultarán excesivas y en otros insuficientes.




La Agricultura de Precisión es el uso de la tecnología de la información para adecuar el manejo de suelos y cultivos a la variabilidad presente dentro de un lote. El objetivo primordial de emplear esta tecnología es alcanzar el potencial del terreno, es decir, lograr el máximo rendimiento tanto agronómico como económico en cada uno de los diferentes sectores.




La información obtenida a través de las herramientas de precisión, puede usarse para implementar planes de manejo de la variabilidad, en otras palabras para tratar zonas específicas del lote según sus condiciones locales. Dichas zonas o sectores reciben el nombre de sitio específico.




Particularmente en el cultivo de maíz, dicho manejo de la variabilidad tiene suma importancia en el hecho que para aumentar la producción de manera sustentable es necesario incrementar las dosis de fertilización con nitrógeno (N) lo que puede generar a su vez mayor riesgo de impacto ambiental. La aplicación variable de nitrógeno puede atenuar los potenciales efectos negativos al mejorar la eficiencia de uso de este nutriente.




Al momento de recomendar la fertilización nitrogenada variable se presentan como limitantes las variaciones presentes dentro del lote (rendimientos y disponibilidad de N en el suelo). Para determinar las necesidades de nutrientes se emplean técnicas de sensoramiento remoto que otorgan mucha información de forma rápida y precisa acerca del estado de nutrición de los cultivos y su variabilidad en relación al sitio específico.




Esta tecnología se basa en sensores en tiempo real que permiten detectar variabilidad en porciones de terreno menores al metro y aplicar el fertilizante prescripto simultáneamente, aumentar el rendimiento potencial, bajar el costo de producción por el ahorro de insumos y reducir el impacto ambiental que implica el exceso de N.




El INTA emplea en sus ensayos el sistema Green Seeker RT200 que realiza las mediciones con sensores ópticos activos que emiten en 650 nm (rojo) y en 770 nm (infrarrojo cercano) calcula un índice de vegetación normalizado (NDVI) y determina las prescripciones. Se incorpora a aplicadores autopropulsados con computadoras para dosis variable en tiempo real (herramientas disponibles en el mercado local). Todo esto asociado a un actuador de dosis variable permite modificar la dosis a medida que se detectan cambios en los valores de NDVI. Este modelo emplea 6 sensores distribuidos equidistantes en el botalón del aplicador, donde cada uno cubre el área de un surco.




El tamaño de las plantas varía espacialmente en respuesta a las condiciones de cada sitio específico, debido al alcance del equipo (un sensor por surco) no resulta económicamente factible evaluar toda el área de cobertura por cuanto se efectúan estimaciones a partir de muestras de los lotes en cuestión. El INTA trabaja actualmente para determinar la cantidad mínima necesaria de sensores que permitan obtener un valor representativo de NDVI.




Las mediciones se deben efectuar durante el crecimiento vegetativo del maíz en los estadíos de 6 y 8 hojas desplegadas (V6 y V8 respectivamente). El NDVI varía de acuerdo con la cobertura del cultivo y el verdor de la canopia, estos aspectos responden a cambios en la nutrición nitrogenada. Con esto se evidencia la heterogeneidad del crecimiento del cultivo, lo cual nos da pie para hacer una aplicación variable de N. El NDVI aumenta con el estadío de crecimiento, es decir al incrementar la biomasa.




Sin embrago, el método de prescripción a partir de la medición de NDVI requiere de la consideración de otros componentes como lo son el rendimiento potencial del cultivo y la eficiencia del uso de N, en los cuales se pueden producir mayores errores de estimación pues dependen de las condiciones ambientales.


Por último, se puede decir de los ensayos realizados por el INTA, que es evidente la variación espacial del NDVI determinado en cultivo de maíz y que a su vez esta última disminuye a medida que el cultivo avanza en su desarrollo de V6 a V8.


Se plantea entonces esta herramienta como una alternativa muy útil para el manejo diferencial por ambientes en el cultivo de maíz, con potencial uso en otros cultivos demandantes de fertilización nitrogenada y que puedan monitorearse a través de la evolución de su biomasa, tal es el caso del tabaco y la caña de azúcar.


Fuente: El Tribuno Campo

Agricultura | Agricultura de presición
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group