Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
“LA TRANSGÉNESIS SIGUE SIENDO LA MEJOR MANERA DE ENTREGAR PRODUCTOS VALIOSOS A LOS AGRICULTORES” 24-11-20
 

En una entrevista publicada El Tribuno Campo, Robert Reiter, Jefe Global de I+ D de Bayer Crop Science, se refirió al impacto de la pandemia en la I+D de la compañía y dio detalles de su pipeline.

En una charla mano a mano con Robert (Bob) Reiter, jefe Global de Investigación y Desarrollo de la división de Ciencia de Cultivos de Bayer, El Tribuno Campo pudo acceder a las novedades de una de las principales empresas del mundo del rubro agropecuario. El impacto de la pandemia en la compañía, su pipeline y los desafíos a futuro, fueron algunos de los temas de la conversación.


En el contexto de la pandemia, ¿Bayer cambió sus ejes de trabajo?


Fuimos capaces de mantener la mayor parte del trabajo a pesar de la COVID-19. Tenemos a nuestra gente operando en los invernaderos y laboratorios, y la que trabaja en el campo pudo continuar con sus labores.


Sí hubo algún impacto, sobre todo con la interacción con los reguladores, en algunos países donde ha sido más difícil para ellos, lo que causó un poco de retraso. Pero, en general, fuimos capaces de mantener nuestro trabajo avanzando con éxito.


¿La pandemia cambió los objetivos de investigación y desarrollo (I+D)?


Seguimos trabajando en las mismas áreas en las que nos centramos. La COVID-19 cambió poco nuestros objetivos, pero sí está forzando la aceleración de algunas áreas. Particularmente la digital, donde nos damos cuenta que se vuelve aún más importante con la pandemia aprovechar cómo podemos aplicarlo en el campo y cómo podemos usarlo en nuestros programas de investigación y en la forma en que hacemos el trabajo diario.


La pandemia nos empuja a ir más rápido en áreas en las que ya empezamos a trabajar.


En 2018, en el Diálogo sobre el Futuro de la Agricultura, usted habló de una segunda generación de cultivos resistentes a insectos, ¿qué progresos hay al respecto?


Continuamos haciendo muy buenos progresos en todas las áreas de nuestro pipeline (línea de investigación). Específicamente para Argentina, en el próximo año, esperamos lanzar nuestro maíz VT Pro4, que tendrá tres modos de acción para los insectos de la superficie y será una parte importante de nuestro nuevo paquete para el agricultor argentino. Además, continuamos con un buen progreso en nuestra próxima generación de maíz resistente al gusano de la raíz, que eventualmente se lanzará también en Argentina. Es una tecnología basada en el ARN, de la cual estamos esperando las aprobaciones finales de importación, en particular de China.


Luego, tenemos en nuestro pipeline la próxima generación de tecnologías contra el gusano de la raíz del maíz y también nuevas proteínas que hemos descubierto. Esas son las soluciones para plagas aéreas que van a ser enfocadas principalmente para América del Sur, porque es donde hay mayor presión para esta nueva tecnología, particularmente por la alta presencia de Spodoptera.


Nuestra investigación es continúa y deberíamos ver una serie de lanzamientos cada cuatro o cinco años.


En I+D, ¿el enfoque está puesto en la transgénesis o la edición génica?


Todavía estamos centrando, principalmente, los programas de protección de insectos y control de malezas en la transgénesis, porque sigue siendo la mejor tecnología para crear estos productos. Si hiciéramos esto con edición génica, básicamente sería copiar lo que hacemos con transgénesis. La transgénesis sigue siendo la mejor manera de entregar productos valiosos a los agricultores.


También tenemos un programa de control de enfermedades y en esta temática vemos que la transgénesis y la edición génica brindan oportunidades potenciales para poder lanzar a futuro productos utilizando una o ambas tecnologías.


Luego, estamos testeando la edición de genes -en lo que yo llamo cambiar la arquitectura del cultivo- para crear otros beneficios, incluyendo la posibilidad de producir con más sustentabilidad o ayudar a la producción con diferentes desafíos que podría enfrentar.


Por ejemplo, en México, el último año lanzamos el maíz de baja estatura (Vitala), variedad que esperamos lanzar globalmente en los próximos años y que llegará a Argentina. Estamos muy entusiasmados con este maíz, porque tiene muchos beneficios, como una capacidad de soporte de la planta mucho mejor, mejor tolerancia a las condiciones del viento, que lo vuelve más resistente al vuelco al final de la campaña. Además, trabajamos con este maíz en el secuestro de carbono del suelo y creemos que será muy beneficioso en esta área.


¿Qué pasa con los productos de síntesis química?


Seguimos impulsando innovaciones en insecticidas, fungicidas y herbicidas. La primavera pasada, anunciamos el descubrimiento de un nuevo modo de acción, que ya está disponible para cultivos extensivos. Se trata de un verdadero nuevo modo de acción, no de un viejo modo de acción que se comienza a utilizar en un nuevo cultivo.


Es una nueva clase de modo de acción para herbicidas y es la primera molécula de esta clase dirigida al control de malezas. Así que, probablemente, será muy beneficioso en distintos segmentos del mercado, particularmente en soja, y esperamos que esté disponible hacia fines de la década.


También continuamos mejorando nuestra cartera de fungicidas, especialmente para el mercado de soja, porque es un mercado muy importante. Ponemos especial énfasis en la roya de la soja y en el último año actualizamos un fungicida con triple modo de acción.


Además, tenemos moléculas nuevas evitarán los riesgos de resistencia a los fungicidas.


Bayer habla se “soluciones personalizadas”, ¿cómo se refleja este concepto en la inversión en I+D?


Nuestra inversión en el tema digital es una cantidad muy significativa de nuestro gasto total en I+D, tratando de centrarnos en dos cuestiones: una, es cómo hacemos que nuestro pipeline sea más eficiente y rápido para poder entregar la innovación más rápidamente al agricultor. Por ejemplo, en mejoramiento genético (breeding), implementamos la inteligencia artificial en la mayor parte de la toma de decisiones, con lo que realizamos varios trillones de cálculos para averiguar cuáles son las cruzas correctas que hay que hacer y, luego, seleccionar los candidatos potenciales para las pruebas de nuestra línea de investigación.


La otra cuestión es la referida a la agricultura de precisión, que está enfocada en el concepto de cómo ayudar al agricultor a utilizar mejor nuestros productos. Si se trata de semillas: ¿cómo puedo ayudarlo a tomar la decisión sobre la variedad correcta para un ambiente específico de su campo?, ¿qué variedades debe plantar?, pero esto con mucha más precisión y más ciencia de datos que respalden la elección. Esto también corre para la densidad de siembra u otras variables que tiene que ver con los ambientes del campo del productor. Por esto, los datos de la finca y del agricultor se vuelven tan importantes, ya que ayudan a informar a los modelos para hacer estas recomendaciones.


En protección de cultivos, la idea es ayudar al agricultor a optimizar el uso de productos químicos. Especialmente el uso seguro de fungicidas; hoy, un agricultor decide la aplicación porque ve que se producen las enfermedades y decide al principio de la temporada la aplicación porque cree que probablemente tendrá un problema. Queremos hacer esto más predictivo, así que utilizamos datos ambientales, otros tipos de datos y nuestro conocimiento químico para ayudar al agricultor, primero a decidir si aplicar o no y, segundo, a cuándo aplicar con precisión para optimizar y obtener el mejor beneficio del fungicida.


Gran parte de nuestro trabajo se enfoca en recomendar si aplicar o no, cuándo hacerlo, cuánto aplicar y dónde. Y esto corre para fungicidas, insecticidas y herbicidas.


¿Qué peso tienen para Bayer frutas y hortalizas, cultivos no extensivos y los pequeños productores?


Trabajamos en mejorar dos enfoques. Primero, tenemos un negocio muy importante en protección de cultivos para frutas y hortalizas. También tenemos un negocio de hortalizas, pero la protección de cultivos es la más importante y de más impacto.


Respecto de los pequeños agricultores, trabajamos en crear un nivel de oferta que les proporcione mejores productos, más seguros de lo que hoy pueden estar utilizando, porque pueden estar utilizando productos químicos más antiguos, debido a que tienen un precio que los hace más atractivos para ellos. Así que tratamos de crear otro nivel en nuestra cartera que dé a los pequeños agricultores más opciones para proteger su cultivos. Esto es valioso para ellos y un negocio muy importante.


El otro tema, de nuevo, es lo digital. Si realmente queremos tener un impacto en esos muchos millones de pequeños agricultores, tenemos que ayudarles con las herramientas digitales. Pero no como al gran productor -lo que a futuro puede ser el camino-, sino dándoles una mejor orientación general, mejores consejos agronómicos; cómo utilizar los productos; información sobre financiación, logística, insumos y mercados. Toda esta información, que es importante para grandes y pequeños productores, es de más difícil acceso para los segundos.


Queremos llegar a más agricultores utilizando una plataforma digital y que nos ayuden a llevar servicios adicionales a los pequeños agricultores.


¿Vamos hacia una agricultura más sustentable?, ¿puede la agricultura morigerar los efectos del cambio climático?


Sí, absolutamente. Creo que este va a ser uno de los cambios que veremos en los próximos años y queremos ayudar a progresar en este sentido.


Comenzamos a poner a prueba un modelo de mercado de carbono y a ayudar a los productores a ser reconocidos financieramente, ser retribuidos, por hacer algo que ayude a promover la sostenibilidad climática. Esto se abre para los pequeños y grandes agricultores, porque podemos cultivar de una forma en la que mantengamos el carbono en el suelo. Esto nos abre oportunidades a nosotros para proporcionar innovación a los agricultores para hacerlo aún mejor. Así que, primero, tenemos que ayudarles a ser recompensados financieramente por este trabajo, lo que nos abre oportunidades de innovación para ayudarles a hacerlo aún mejor. Es una tarea muy importante, no sólo porque que la sociedad lo está pidiendo, sino que creo que es lo que la agricultura quiere ser capaz de hacer. Estamos muy entusiasmados en ayudar en este tema.


Robert Reiter


Es miembro del Equipo de Liderazgo Ejecutivo de Bayer Crop Science como Jefe Global de Investigación y Desarrollo. Con sede en Monheim, Alemania, Reiter supervisa el pipeline de investigación y desarrollo (I+D) de la ciencia de los cultivos, liderando a miles de científicos en la creación de soluciones agrícolas globales con el objetivo de proporcionar alimentos saludables a un planeta demandante de alimentos. Reiter -quien fue anteriormente Vicepresidente Global de Estrategia de Investigación e Integración de Desarrollo en Monsanto- tiene casi 30 años de experiencia en el descubrimiento, desarrollo y entrega de soluciones innovadoras de I+D en ciencia de cultivos.


Por: Belisario Saravia Olmos


Fuente: El Tribuno Campo

Agricultura | Empresas
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group