Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
VIRTUAL, PERO SIEMPRE VIVO Y SIEMPRE VERDE 31-08-20
 

De manera totalmente virtual y en una edición sin precedente se realizó el XXVIII Congreso de Aapresid.

“Estamos plantados en ésta realidad que nos desafía, pero lo hacemos con el entusiasmo y la pasión que nos da compartir con ustedes que es posible producir alimentos, fibras y energía en cantidad y calidad suficiente para desarrollar a las personas, a las comunidades y territorios y hacerlo en forma sustentable”, manifestó Marcelo Torres, director Adjunto del Programa Prospectiva de Aapresid, quién tuvo a su cargo el mensaje de bienvenida al XXVIII Congreso de Aapresid “Siempre Vivo, Siempre Verde”, que se desarrolló de manera virtual entre el 18 y el 28 de agosto.


Desde Bragado, provincia de Buenos Aires, le siguió el presidente de la entidad, Alejandro Petek, quien aseguró: “La agricultura siempre verde es nuestra apuesta para sistemas cada vez más sustentables, pero debemos ir un paso más adelante, integrando toda la cadena agroindustrial para producir más y mejores alimentos, cuidando más el aire, el suelo, la vida silvestre y reutilizando los residuos generados por la actividad a través de una agricultura cada vez más circular”. Petek agregó que desde Aapresid impulsan “un modo de vida en el que la participación territorial sea la base esencial para el desarrollo local y la creación de valor el principal conductor para todo el agro”.


Respecto al Congreso, el presidente de Aapresid, señaló que “ofrece la posibilidad de mostrar no sólo de lo que somos capaces y nuestras potencialidades, sino y especialmente, la forma en la que podemos hacerlo: a través del pensamiento holístico y del saber de todos”. “En Aapresid estamos para aportar, para ayudar y, además, creemos que tenemos lo necesario para convertirnos en exportadores de tecnología”, dijo.


Petek cerró la apertura formal del evento señalando: “Hace dos años atrás hicimos una invitación al hacer, hoy, con más conocimiento, esto se vuelve ineludible. Como dijo el gran Ortega y Gasset: Argentinos, a las cosas”.


El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, también destacó el rol de Aapresid por su actividad pionera, clave para su provincia y el país. “Deseo que enriquezcan, con este tipo de eventos, a muchas mujeres y hombres deseosos de una producción diferente, deseosos de una Argentina líder agroalimentaria y agroindustrial”, sentenció.


Por su parte, el Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, recordó su relación con la entidad de la época cuando era Ministro en Formosa y manifestó: “Años atrás, hablar de servicios agrosistémicos era inaudito, no se imaginaba el mundo el giro que iba a tener la acción antrópica sobre el ambiente, el valor que iba teniendo la siembra directa”, y agregó que desde la cartera a su cargo “cuentan con el acompañamiento para profundizar el concepto de sistema en el cual, tanto el sector privado y público, se tienen que fijar esos objetivos al desarrollo sostenible, esto es sostenibilidad ambiental, inclusión social y desarrollo económico”.


Desde el INTA, su presidenta Susana Mirassou resaltó la importancia de la articulación del organismo que dirige con Aapresid, a través del Sistema Chacras y la red de cultivos sostenibles, para dar respuestas a la demanda de los productores y, en esa línea, agregó que “la generación y transferencia de conocimientos es clave”.


El acto de apertura de “Siempre vivo. Siempre verde.” Contó también con las palabras de gobernadores, funcionarios de las áreas productivas y legisladores nacionales de distintas provincias.


El Congreso


Marcado por la imperiosidad de lo virtual que obliga la pandemia, el Congreso de Aapresid se desarrolló en una plataforma digital que buscó recrear, con bastante éxito, los eventos presenciales que desde hace 28 años realiza la entidad. Claro que se extrañó el contacto personal y el “cara a cara” de los anteriores congresos, pero la plataforma digital permitió cumplir con los objetivos de capacitarse, intercambiar conocimientos e ideas, generar negocios y contactos, e interactuar entre los asistentes.


El congreso virtual contó con un Hall Comercial en el que estaban las empresas, entidades y medios de comunicación especializados que suelen acompañar a Aapresid en su evento anual. En este espacio se pudo visitar a cada uno de ellos, conocer sus propuestas y tomar contacto con sus representantes.


Tal como en los eventos presenciales, la plataforma digital contó con dos Salas Plenarias y seis Salas Talleres, en las que se llevaron a cabo las disertaciones y encuentros, lo que -como es habitual en este congreso- contaron con los principales referentes nacionales e internacionales de las distintas temáticas.


La virtualidad, quizás, permitió organizarse más para abarcar un evento que siempre es muy prolífico en contenidos y oportunidades de interacción. Un cronograma muy ordenado permitió hacer una fácil seguimiento de las disertaciones, incluso agendar y dejar para ver después aquellas que se superponían.


Pronto, cuando pase la pandemia, seguramente el evento anual de Aapresid volverá a su modalidad presencial, pero con seguridad tomará mucha herramientas que dejó este congreso virtual.


Desde la Eeaoc abordaron las restricciones o desafíos para los sistemas de producción de granos en la región.


Una mirada desde el NOA


Daniela Pérez, investigadora y responsable de la sección Economía Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), se refirió a la llegada de la soja resistente a glifosato y la siembra directa al norte argentino, con lo que se simplificó la forma de hacer agricultura, se bajaron los gastos, lo que potenció el monocultivo.


La profesional -que dio la charla ¿Cuáles son las restricciones o desafíos para los sistemas de producción de granos en el NOA? En el Congreso Aapresid- señaló que, no obstante, ese escenario trajo aparejado el incremento de plagas, enfermedades y por ende los costos, situación que se complicaba aún más en tierras arrendadas. Frente a ese panorama, reflexionó que “en el corto plazo aparecen estrategias humanas de subsistencia y de posicionamiento económico, pero en el largo plazo las estrategias van a terminar respondiendo a limitantes del medio ambiente”.


Pérez destacó que las características del NOA hacen que los productores vivan pendientes de la economía del agua; y que otros inconvenientes que presenta la región es la potencialidad a la erosión hídrica y eólica, la intensidad de los procesos por la elevada temperatura y humedad. A eso se suma la gran distancia a los puertos, que hace que los costos sean muy elevados.


“El agregado de valor por transformación de proteína vegetal en animal u otras transformaciones es limitado, especialmente en Tucumán”, dijo la técnica de la Eeaoc y, a colación del slogan “Siempre vivo. Siempre verde”, mencionó que la siembra directa comenzó como una emulación de la naturaleza, que cicla, nace, crece, se renueva, se autoorganiza, evoluciona, es compleja y, más que siempre verde, es multicolor.


El agroecosistema hace también algunos de esos procesos, es complejo, artificial, interviene el hombre y es extractivo, sostuvo Pérez. “Aún no sabemos cómo lidiar con la complejidad. Sabemos que soluciones simples no dan los mejores resultados y que la diversidad, de alguna manera, regula el sistema dando resiliencia”, expresó. En ese sentido, dijo que la clave está en la rotación y la generación de cobertura; en esa línea, la Eeaoc realiza ensayos de sistemas productivos y los mejores resultados se dan con gramíneas, principalmente maíz. Ello tiene un efecto positivo en el agua útil, el rinde y la regulación de plagas. “El mejor insecticida para el picudo negro es el maíz, disminuyendo los costos de insecticida entre un 20 y 40 %”, expresó.


Lo mismo ocurre con las enfermedades y las malezas. “Esto los productores lo tienen claro, y es parte de las lecciones aprendidas”, manifestó Pérez.


Respecto de la intensidad de las rotaciones, la técnica de la Obispo Colombres dijo que en la zona comenzó con cultivos de renta. Primero se sumó el trigo, que acompañaba a soja, y después se agregó el garbanzo. Pero estos cultivos no dejan de ser extractivos; por lo cual, para compensar la extracción, la ingeniera explicó que vieron la necesidad de incorporar cultivos de servicios, pero no sabían si iba a funcionar por la limitante hídrica de la región. Los resultados demostraban todo lo contrario y se evidenció en años secos. Los cultivos de cubierta optimizan la infiltración y la disponibilidad de nitrógeno cuando se incluyen leguminosas, cómo vicia y garbanzo. “Lo que terminó de convencer a los productores fue el control que ejercen sobre las malezas”, indicó.


La técnica de Eeaoc subrayó que todo eso fue posible por una serie de cambios y tecnologías que han estado disponibles, como los nuevos híbridos de maíz y variedades de soja con ciclos más cortos.


“Producir granos en el NOA es un desafío permanente. Sabemos que las restricciones son ambientales. Pero tenemos que ser primero ambientalmente sustentables para ser económicamente sustentables, el desafío es dónde ponemos nuestra inteligencia. Tenemos que hacer manejos amigables con el ambiente, usar buenas prácticas y en lo posible certificar”, dijo Pérez, y cerró comentando que al respecto se trabaja con el Programa Argentino de Carbono Neutro y Agricultura Sustentable Certificada que propone Aapresid.


Por: Belisario Saravia Olmos


Fuente: El Tribuno Campo

Agenda | Congreso Aapresid
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group