Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
LÍNEA DE CONTROL DE MALEZAS DE PASTURAS PENSADA PARA EL NOA 16-10-08
 

Las malezas que afectan las pasturas, naturales e implantadas, son un difícil obstáculo a vencer. El uso de nuevos herbicidas, y de los ya conocidos, es una herramienta útil para mantenerlas a raya.

Romina Güeli, gerente de marketing de Herbicidas de Dow AgroSciences, explicó a El Tribuno Campo los objetivos del trabajo en el NOA de la firma con su línea de herbicidas para pasturas. Además, refrescó conceptos sobre el uso de productos que se encuentran en el mercado y anunció el lanzamiento de nuevos herbicidas que serán de gran utilidad en la región.

 

¿Cómo surge la decisión de la empresa de trabajar con su línea para pasturas en el NOA?

 

La idea la heredamos de la política de Dow a nivel mundial. En la línea de las pasturas subtropicales de la empresa hay dos mercados muy fuertes: el de Brasil y el de EEUU, donde se ha trabajado durante años de manera muy fuerte y la idea era traer lo desarrollado por Dow en otros países y ver si lo podíamos implementar en nuestras regiones.

 

Con nuestra línea de pasturas hace muchísimo tiempo que venimos trabajando, pero la realidad es que nunca trabajamos activamente en el sector de pasturas subtropicales. Hace dos años empezamos en el Norte argentino con un estudio de mercado bastante amplio y con promotores para ganar presencia en la zona, para trabajar con los productos que teníamos y con los que vienen atrás que se van a lanzar el año próximo para completar la línea de pasturas.

 

¿El corrimiento de la ganadería hacia el Norte tiene que ver con esta estrategia?

 

Totalmente, nosotros siempre fuimos fuertes en la parte agrícola y no teníamos una estrategia muy desarrollada en ganadería, porque no la conocíamos, pero ahora notamos que hay un desplazamiento de la actividad ganadera de la zona netamente agrícola hacia el Norte. Además, hay una necesidad de mejorar la productividad de la ganadería en estas nuevas zonas, lo que nos indica que es un mercado interesante y que va a seguir creciendo.

 

¿Cuál fue el primer escenario que vieron en el norte?

 

Es un mercado difícil de cuantificar, porque la superficie es muy grande, pero dentro de la misma hay desde monte cerrado, muy difícil de explotar, hasta pasturas implantadas que están funcionando de forma muy rentable, con un manejo casi agrícola. Así que es difícil cuantificar la cantidad de hectáreas y la oportunidad de mercado.

 

Nuestra estimación indica que en Argentina hay tres millones de hectáreas en lo que es el NOA, norte de Córdoba y Santa Fe, Santiago del Estero y la Mesopotamia. Dentro de esas hectáreas hay algunas que están produciendo pasturas a un nivel muy bueno técnicamente y otras que están con problemas de renovales que van a necesitar algún tipo de trabajo para mejorar el nivel de productividad. La idea era ver como acercábamos tecnología -con nuestros productos existentes y en conjunto con las empresas que trabajan en el control de renovales- para que el productor mejore la productividad que tiene hoy en sus pasturas.

 

¿Se encontraron con un perfil de productor en particular?

 

Depende de la zona, pero es un productor básicamente ganadero que necesita y está dispuesto a mejorar la productividad de su tierra.

 

En la zona de Salta el perfil del productor que nosotros trabajamos es, en general, gente que tiene algún contacto con la agricultura y eso hace que sea más fácil que adopte tecnologías, porque ya está acostumbrado al uso de agroquímicos. El productor de Salta tiene un perfil tecnológico bastante más alto que en otras zonas.

 

Hay zonas netamente ganaderas -en algunos lugares de Santiago del Estero, Chaco o Corrientes- donde el perfil ganadero del productor no está todavía integrado con el perfil agrícola y entonces la llegada es más compleja y el trabajo requiere de mucha docencia y enseñanza de la utilización de los productos.

 

¿Cómo enfocan el trabajo en la zona?

 

Nuestra idea es trabajar muy cerca del productor en los primeros años de las pasturas, cuando se hace la implantación y el cuidado de la pastura, porque es la etapa más fácil, debido a que el renoval todavía no está y las malezas son pequeñas y entonces es económicamente más fácil de controlar.

 

Pero también queremos darles soluciones a aquellos productores que ya tienen renovales, y que han hecho algún tipo de control mecánico y han implantado la pastura y el renoval volvió. Para ellos tenemos soluciones con productos que controlan el renoval y para disminuir la cantidad de malezas, para cuidar la pastura y devolverle la productividad.


El valor de la implantación y de la pastura es tan alto, el valor de la tierra ha aumentado tanto, que la idea es poder lograr que la pastura tenga la productividad que corresponde y no perder la inversión que hizo el productor al implantarla.

 

¿Cuáles son los productos que recomiendan para la etapa de la implantación?

 

Dow trabaja hace muchos años con dos productos que están en el mercado: Tordon D30, que nosotros recomendamos para los primeros estadios, cuando los renovales y la maleza arbustiva son muy chiquitos, que se puede aplicar de forma foliar dirigida con mochila o de forma foliar de cobertura total.

 

El otro producto es Togar BT que actúa sobre malezas de mayor porte, es recomendado para malezas que se cortan antes y se aplica sobre los tocones, logrando que no vuelva a rebrotar. Ambos productos son para control de hoja ancha y totalmente selectivos para pasturas gramíneas.

 

Estamos trabajando en un producto un poco más flexible, que vamos a lanzar dentro de poco a fin de este año o principios del próximo, que también es para uso en corte de malezas de gran porte, se aplica al tocón, pero es a base de agua -lo que lo hace más flexible- y tiene un colorante incorporado que permite identificar cuáles son los tocones aplicados y cuales requieren de aplicación.

 

El año que viene vamos a tener otro nuevo producto, para aplicaciones foliares que va a completar el espectro del Tordon D30 para malezas de hoja ancha.

 

¿Ya tienen nombre comercial estos nuevos productos?

 

Tocon, el que es para aplicación a toconeo, y Pastar el que estamos lanzando el año que viene, que es para cobertura total y aplicaciones foliares.

 

¿Cuál es la evolución tecnológica de estos productos?

 

La evolución de estos dos nuevos productos está dada por una molécula nueva, que es el aminopyralid, que ya está en el mercado de cereales en nuestro país y tiene un perfil de modo de acción muy similar al picloran, en cuanto a malezas que controla y selectividad en gramíneas, pero que tiene un perfil eco-toxicológico y toxicológico mucho mejor que el picloran.

 

Son productos que a dosis muy reducidas de ingrediente activo por hectárea, tienen muy buena actividad y tienen muy baja concentración de activo por litro de producto formulado, que hace que sean mucho menos agresivos al medio ambiente.

 

Además de la utilización de sus productos, ¿recomiendan algún tipo de trabajo mecánico sobre las malezas?

 

Nuestra idea es trabajar de forma integrada con todos los sectores. Hay situaciones donde los productos agroquímicos solos no funcionan, porque el monte o el renoval son muy cerrados y entonces se necesita abrir para que la pastura mejore su productividad y es probable que se necesite algún desmonte mecánico o control mecánico o manual, y luego entrar con los productos agroquímicos para completar el control.


También bregamos por trabajar cerca del productor en lo que es carga animal y productividad de la pastura, para ver en qué momento se entra con las aplicaciones, en qué momento se deja descansar la pastura, en fin, lograr un trabajo integrado.

 

¿Cómo se maneja la toxicidad de estos productos?, ¿inciden en el pastoreo?

 

La pastura y la gramínea detoxifica el producto, así que una vez que se secó y se incorporó no hay ningún tipo de riesgo para el ganado.

 

En lo que tiene que ver con la toxicidad para el aplicador, hay que tomar las mismas precauciones que con cualquier otro producto fitosanitario, utilización del instrumental conocido de seguridad: guantes y mascarilla, y no ingresar al lote cuando el producto está húmedo sobre las plantas.

 

¿Han detectado alguna variedad de pastura que se adapte mejor a estos productos?

 

Hay algunas variedades que son más sensibles y otras que son más tolerantes, pero cualquier gramínea es naturalmente selectiva del producto, con lo cual la toxicidad hacia la pastura es mínima.

 

¿Hacia dónde apunta la tecnología?, ¿cuáles son las barreras a vencer?

 

La barrera a vencer es el decaimiento que tiene el sector ganadero en cuanto a la inversión en tecnología. La ganadería viene desmotivada y no ha tenido políticas consistentes que la ayuden a crecer, pero creo que eso se va a ir acomodando para volver a la productividad extraordinaria que tuvo en nuestro país históricamente.

 

Desde el punto de vista técnico, se está trabajando en el desarrollo de maquinarias que se adapten a las distintas situaciones de los campos, para poder dar una mejor solución de aplicación y control.

 

¿Cómo están trabajando en el NOA?

 

Tenemos cerca de diez lotes demostrativos en la zona de Salta, que vamos a utilizar para que la gente vea el producto, como se aplica y como se visualiza el control. La idea es que cuando comiencen las lluvias, y las pasturas empiecen a producir, organizar charlas y difundir lo que estamos haciendo.

 

Fuente: El Tribuno Campo

Agricultura | Romina Güeli
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group