Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
POROTO ALUBIA: EN LA CANCHA DEL MERCADO JUEGAN DOS EQUIPOS 13-07-20
 

Los fundamentals de poroto, especialmente los blancos, parecen alcistas, pero no todo es lo que parece. Hay factores que afectan la demanda que deben tomarse en cuenta.

Estamos asistiendo al fin de la campaña productiva de porotos, entre ellos el alubia, con lo cual es prematuro hacer una radiografía productiva exacta respecto a las toneladas cosechadas y su calidad definitiva. Sí hay cosas claras. Los rendimientos por hectárea son menores a los obtenidos en la anterior campaña y los calibres tienden a ser menores también. Debemos recordar que los componentes de rendimiento de cualquier cultivo son dos: cantidad de granos cosechados por metro cuadrado y su peso o p1000. Este último factor es el que directamente está relacionado con el gramaje, que hace al agregado de valor del producto y calidad final. Evidentemente la falta de precipitaciones en el período de llenado afectó directamente este último parámetro.


La campaña 2019-20 se caracterizó por ser la campaña de los tres récords. El primer de ellos fue productivo, el segundo fue de capacidad y calidad de procesamiento, y el tercer fue el comercial. El récord productivo se estableció en unas 240.000 a 250.000 toneladas aproximadamente y, en mayor parte, de muy buena calidad. Dado esto, se pudo establecer un récord de procesamiento de mercadería que permitió cumplir el tercer récord, el de ventas, donde se embarcaron unas 210.000 toneladas totales en el año comercial (junio-mayo), habiendo sido 160.000 de ellas embarcadas entre junio y diciembre de 2019. Pero para que esto ocurriese se dieron ciertas condiciones que no necesariamente se pueden repetir durante la campaña 2020-21.


Primero que nada, el empalme de la campaña 2018-19 para la 2019-20 se dio en un ambiente de fuerte tracción de demanda. En cambio, el empalme de la campaña 2019-20 con la 2020-21 está más cerca del punto de equilibrio en vez de estar en el sector de tracción de demanda fuerte. En segundo término, Egipto tuvo un piso de precios muy alto dada la fuerte demanda de países de Medio Oriente, en general, e Iraq, en particular. No sabemos si eso se va a repetir, pero sí sabemos que su moneda, la Libra Egipcia, tuvo durante 2019 un proceso de revaluación respecto al dólar estadounidense combinado con un nivel de inflación relativamente alta.


Esto llevaba a que el origen egipcio no pudiera bajar de los niveles altos de precios en dólares que supo tener, ya que se combinaba un aumento de costos importante en moneda local potenciado por la revaluación de su moneda. Pero ahora el proceso cambió. La inflación bajó de niveles del 17 % anual en junio del 2019 a valores cercanos al 6 % anual para junio de este año, y su moneda se devaluó en el orden del 4 % desde marzo a la fecha.


Esto implica mayor competitividad de ese origen. Y su mayor competitividad, combinada con su cercaría geográfica, puede hacer que nuestro principal cliente, Argelia, vuelva a comprarnos los niveles históricos para ese destino, unas 30.000 toneladas, en vez de las 48.000 que compró en la última campaña.


Por otra parte, la producción de Great Northern bajó desde las 210.000 toneladas en 2017 a un piso de 170.000 para 2019. Pero se prevé un aumento de este producto a las 228.000 toneladas para la actual campaña.


Si bien a todas las legumbres hay que cosecharlas primero, ya el mercado tomó nota que Estados Unidos y Turquía van a aumentar mucho en su producción y disponibilidad. Si bien, los porotos alubias y los Great Northern no son exactamente comparables, son sustituibles en un determinado rango de precios y tamaños.


Poder de compra


Otro factor que no es equivalente es el poder de compra de nuestros principales clientes. La zona Euro venía de un crecimiento para 2018 del 1,9 % y del 1,3 % para 2019. La caída que se prevé para este año es del 3,1 %, pero los principales clientes -como España, Italia, Portugal y Francia- cayeron en el primer trimestre del año un 5,2 %, 5,4 %, 2,3 % y 5% anual, respectivamente.


Si miramos al norte de África, de Argelia no tenemos datos actualizados, pero no podríamos esperar desempeños destacados. O sea, desde la demanda no hay factores que nos permitan ser optimistas respecto a la capacidad de pago de parte del consumidor. Es más, hoy el mercado consumidor global está más cerca de tener una deflación que de poder aceptar grandes movimientos de precios al alza.


Por otra parte, hay que tener en cuenta que, habiendo cierto volumen pre vendido, el mismo se deber cargar a partir del mes de junio y el mes corriente hasta agosto. Ahora bien, en el momento que el mercado pueda reactivar las compras, vamos a estar cerca de la cosecha de Great Northern que, insistimos, no es un reemplazo directo, salvo que se toquen determinados niveles de precios y calidades. Y en este sentido, la calidad promedio de Argentina va a verse afectada, tanto en tamaño, cosa palpable al momento de la cosecha, como de los eventuales daños que puedan aparecer en algunos meses a partir del efecto de daño por heladas.


Por lo tanto, esperar precios de US$ 1300/FOB para mercadería de menor tamaño, menor calidad potencial, menor poder adquisitivo de parte de los compradores, y mayor competencia por parte de nuestros competidores directos e indirectos, no parece ser lo más lógico, por lo menos por los próximos meses. Esto no quiere decir que el mercado deba bajar de precios, pero ya con que mantenga los niveles actuales es una excelente noticia. Si luego sube, mucho mejor, pero la foto de hoy es la descripta más arriba.


¿Qué puede cambiar?


Hay un punto, que no es menor, y es el nivel de devaluación internacional del dólar estadounidense. Debido a la pandemia de COVID-19 el gobierno norteamericano inyectó muchísimo más dinero respecto a su PBI que sus contrapartes europeas, chinas, japonesas, canadienses y australianas. Esto puede causar, si no hay ningún evento raro que lleve nuevamente a un ciclo de “fly to quality” hacia el bimestre septiembre octubre, a una pérdida de valor de la moneda norteamericana respecto a las principales divisas mundiales y a las monedas de nuestros principales clientes.


Pero esto, que es una buena noticia, puede verse alterada por cualquier evento político internacional raro, de esos que hoy por hoy sobran en el mundo y que provocan que los grandes capitales vuelvan a Estados Unidos más allá de la cantidad de dinero que emitan para sostener su economía.


¿Y por casa?


El problema en Argentina es, ¿qué hacer con los pesos obtenidos de la venta de la mercadería? Este es un problema económico que no puede ser confundido con los fundamentals del mercado. Está claro que mantenerse en mercadería es una protección frente a lo que ocurre con la economía nacional. Ahora bien, el mundo es más grande que el problema cambiario argentino y esto debe tenerse en cuenta. Y el productor que tiene mercadería en su poder debe tener en cuenta que, si hacemos una analogía con un campo de futbol, de un lado juega el equipo de la demanda y del otro el de la oferta, y ese estadio es el mercado mundial y todo lo que ocurre en él, más allá de lo que ocurra en nuestro vestuario.


Por: Ing. Adrián C. Poletti, Incrementar


Consultoría Agropecuaria, Agtrace-food.com


Fuente: El Tribuno Campo

Noticias del Sector | Mercado de legumbres
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group