Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
EL USO DE SOJA CERTIFICADA EN LA ÚLTIMA CAMPAÑA FUE EL MÁS BAJO DESDE 2015/16 03-12-19
 

De acuerdo a datos del INASE, cubrió menos del 25% del área sembrada en el territorio nacional.

En el ciclo 2018/19 el volumen de cultivares de soja certificada por el Instituto Nacional de Semillas fue el más bajo desde la campaña 2015/16.


Apenas se certificaron 303.982 toneladas de semilla de soja en 2018/19, según los últimos datos oficiales disponibles, lo que equivale a una superficie del 23,6% del total del área sembrada en esa campaña.


Mientras que en el ciclo 2017/18 la semilla certificada había cubierto un 26,3% del área nacional de soja, en 2016/17 esa proporción fue del 27,1% y en 2015/16 del 21,7%.


La contrapartida de la retracción de la demanda de semilla certificada es un crecimiento de la siembra de semilla de propia multiplicación (uso propio), la cual, en caso de provenir originalmente de una compra legal, está amparada por la legislación argentina.


Entre las principales hipótesis que podrían explicar el bajón de demanda de la semilla certificada se incluye la pérdida de poder adquisitivo del productor generada por el aumento de los derechos de exportación implementado en septiembre de 2018 y la escasa aceptación por parte de la mayor parte de los empresarios agrícolas de la zona pampeana a abonar el canon de la tecnología Intacta (RR2 PRO) introducido en cultivares de alta performance agronómica. A partir de la información recabada por el Sistema de Información Simplificado Agrícola, el INASE ejecuta las tareas de investigación y fiscalización sobre el origen de la semilla utilizada y el cumplimiento de las normativas vigentes.


Como estrategias de control, el INASE ejecuta 2 sistemas de selección de muestra: uno basado en una metodología por muestreo al azar y otro direccionado a la detección de inconsistencias. En ambos se aplica, por un lado, el control de la documentación respaldatoria (para verificar la legalidad sobre la adquisición de la semilla) y, por otro lado, con el denominado “Bolsatech” se toman muestras de granos comercializados para analizarlos mediante técnicas genéticas que determinen la variedad a partir de la cual se obtuvieron los mismos.


Ante la detección de inconsistencias se da intervención al obtentor de la variedad para que éste realice los reclamos administrativos o legales que considere convenientes. El proceso de certificación de cultivares realizado por técnicos del INASE comprende la inspección de los lotes de producción, cosecha y acondicionamiento, además del envasado y rotulado del producto final (la semilla fiscalizada).


Fuente: Valor Soja

Agricultura | Cereales & Oleaginosas
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group