Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
SALTA NECESITA RECONSTRUIR SU PROYECTO AGROPECUARIO 01-12-19
 

El campo moderno y sustentable es un eslabón fundamental en el crecimiento y la autonomía fiscal de la provincia.

El mundo cambia a pasos vertiginosos. Si los países y las provincias no se adecuan a nuevos escenarios, se condenan a sí mismos al fracaso.


Nuestra provincia alberga hoy al 3% de la población del país, recibe el 4% de coparticipación y alcanza un producto bruto regional del 1,5%.


En Salta, el campo, la minería y el turismo siguen siendo las plataformas para el desarrollo. Son tres áreas estratégicas que, necesariamente, deben estar a cargo de ministros idóneos en cada materia. La política, a veces, privilegia otros criterios y designa aficionados. En el caso específico de la producción rural, es imprescindible asumir no solo su importancia sino despejar dos fabulaciones:


* El modelo agroexportador de cereales, inspirado en una concepción extractiva, ya no tiene vigencia. Hoy la exportación exige genética y trazabilidad sanitaria, ambiental y social. Sin este requisito, no habrá mercados.


* La prédica “anticampo” es solo un prejuicio urbano y burgués. El Gobierno provincial debe neutralizar las sobreactuaciones sistemáticas del fundamentalismo ecológico.


Las políticas deben considerar los mercados de destino: los limones, bovinos, oleaginosas y cereales, por caso, son productos de alta inserción internacional, con un 15 o 20% de su producción destinadas a las exportaciones. A estos les conviene un tipo de cambio real alto, por ejemplo. En cambio, las frutihortícolas o la lechería, vinculadas al mercado interno, sufren cuando trepan el dólar y la inflación porque contraen el poder adquisitivo de los asalariados y esto retrae el consumo. El Gobierno provincial necesita definir qué hará para incrementar y mejorar la producción local. Recuperar y reformular el proyecto agropecuario supone una decisión muy firme y sustentable acerca del perfil agroindustrial que imagina para Salta.


En primer lugar, la ganadería y la producción de biocombustibles van de la mano, ya que la “burlanda” se convierte en alimento para el ganado, Pero esto supone, por una parte, políticas solidarias ante la Nación para favorecer el precio del biocombustible y el nivel de corte de las naftas con ese producto. Es decir, definir si se quiere avanzar en esa producción energética.


Asimismo, la producción ganadera debe acompañarse de la consolidación de la industria frigorífica. Salta sigue importando de otras provincias el 70% de la carne que consume. “El alto porcentaje de animales para faena, que salen de la provincia, y la importante cantidad de kg de carne enfriada que sigue ingresando, es un indicativo de falta de capacidad de la industria frigorífica y de sus subproductos, importantes generadores de mano de mano de obra”, advertía este año el consultor Carlos Segón en un informe a la Sociedad Rural de Salta.


La provincia no debería quedarse esperando que llueva coparticipación. (Tampoco agua, ya que están por delante muchas obras hídricas para riego y bebida). La provincia debe incrementar su recaudación local con más producción y menos impuestos. Con políticas. Hoy, el Estado se queda con el 77% de la renta agrícola salteña. En la Pampa, la carga impositiva sobre la utilidad de los productores de granos promedia el 57%, por los mayores rindes, la cercanía a los puertos y la menor incidencia de los fletes y otros gastos en la estructura de los costos de producción y comercialización de cereales y legumbres.


 “La Argentina está posicionada en el lado correcto del planeta, porque produce alimentos”, dijo hace poco en Salta el economista, funcionario y productor Javier González Fraga. “Es bueno que nuestros principales mercados van a tener mayor incorporación de consumo de proteínas en sus dietas”, agregó.


Pocos días atrás, el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, destacó una dimensión social de la perspectiva agropecuaria: “La mayor cantidad de explotaciones agropecuarias están personalizadas por pequeños productores y familias, y no por grandes empresas. Es entonces a ese federalismo, desarrollo local y arraigo familiar que debemos apuntar”.


En Salta se alimentan expectativas por la multiplicación de los grandes emprendimientos, generadores de calidad en gran escala, y que pueden afianzar la marca Salta en el mundo; y hay miles de pequeños productores que podrían aumentar la calidad y la cantidad de su producción cuando se ponga en marcha un proyecto agroindustrial de largo aliento.


Por: Francisco Sotelo


 


 



 



 



 



 



 




Fuente: El Tribuno



Noticias del Sector | Opinión
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group