Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
LO QUE SE VIENE EN COSECHADORAS DE CAÑA 01-10-19
 

Los nuevos modelos tendrán mayor capacidad de cosecha e incorporarán automatización a través de la tecnología.

Como lo amerita su rol de gran jugador en el mercado de maquinaria para el sector cañero, John Deere estuvo presente en el Congreso Internacional de Caña de Azúcar realizado recientemente en Tucumán, donde presentó el concepto de una innovadora cosechadora de caña de azúcar. En la oportunidad, El Tribuno Campo conversó con Carlos Newton Graminha, gerente de Cuentas Estratégicas de la División Caña de Azúcar de John Deere.

“John Deere tiene tractores, enfardadoras y cosechadoras para el sector de la caña de azúcar, pero el “diamante” del negocio son las cosechadoras”, comentó sobre el posicionamiento de la marca en el sector, que tiene a nivel mundial el 75% del market share en cosechadoras de caña, siendo Brasil el mayor mercado. Sobre el mercado de tractores para el sector cañero, señaló que es un segmento “mucho más competitivo”, pero que también son líderes mundiales con un 32% del mercado.

Al ser indagado sobre el nivel tecnológico de las cosechadoras de granos versus las de caña, el ejecutivo dijo que las de granos “se producen desde hace más tiempo y tienen un volumen de producción mayor que el de las de caña, por esa razón tienen grandes inversiones en tecnología”. “Las cosechadoras de caña siguen este camino; por ejemplo, ya cuentan con un monitor cualitativo que mediante un sistema tridimensional de cámaras permite saber cuánto está pasando de malhoja junto con la caña, para poder hacer una regulación manual para una cosecha más limpia”, explicó.

El ejecutivo anticipó que el año próximo este proceso se automatizará mediante un sistema llamado Smart Clean, que trabaja teniendo en cuenta las pérdidas del sistema de limpieza, cantidad de caña y cantidad de malhoja. De esta manera, la cosechadora se ajustará automáticamente para lograr la mejor calidad, “lo que significa la materia prima más limpia sin pérdidas”.

Graminha sostuvo que todos estos procesos estarán “on line, lo que permitirá la conexión con la industria para que, por ejemplo, sepan que en cierto camión está llegando caña con determinada calidad” y explicó que los requerimientos de la industria cañera son diversos, según el producto que esté procesando-más o menos fibra, casi nada de malhoja, etc.-; por lo cual el equipo tiene que permitir hacer los ajustes para cada uno de estos requerimientos.

Nueva generación

“En tecnología mecánica, hablando del acero, estamos prácticamente en el límite de que se puede conseguir: la estructura de la máquina que está perfecta; capacidad hidráulica; los motores que están muy cerca de su capacidad térmica. Entonces, lo que tenemos que hacer es que este acero se torne más eficiente de dos maneras: que coseche más, pasando de uno a dos o más surcos, y gerenciando el trabajo, que es donde entra la automatización a través de la tecnología”, dijo el ejecutivo de John Deere sobre las cosechadoras que se verán en los próximos años.

Graminha comentó que en Argentina una cosechadora trabaja unas 2000 horas anuales, mientras que en Brasil el uso es de 4000 y en Estado Unidos de 700 horas.

John Deere cuenta con dos fábricas en el mundo -en Goiás, Brasil, y Luisiana, Estados Unidos- en las que fabrica anualmente unas 450 cosechadoras de caña, mientras que la producción anual total es de 800. Se calcula que en el mundo están trabajando unas 10.500 cosechadoras de todas las marcas.

La CH950

John Deere anunció en el congreso el próximo lanzamiento de la cosechadora CH950, que combinará eficiencia, inteligencia y sostenibilidad. Su característica innovadora y diferencial es que tendrá dos sistemas de corte de base independientes capaces de cosechar hasta 2 veces más que los modelos disponibles actualmente, reduciendo el consumo de combustible, el número operadores y el equipo de transporte interno requeridos.

Desde la compañía aseguran que la nueva CH950 reducirá el mayor problema de las plantaciones de caña de azúcar: la compactación del suelo. “Esto se debe a que su estructura permitirá el tráfico controlado en donde las orugas transitan por el centro del entresurco, lejos de la cepa. Al no transitar por el entresurco central, dejará la mitad de los surcos intactos”, dicen.

"Esta es una característica esencial para el cultivo, ya que proporcionará un mejor crecimiento radicular y, por consiguiente, mayor productividad y longevidad para las plantaciones de caña. El uso de la tecnología para combatir la compactación del suelo, por lo tanto, será una revolución para la industria de la caña de azúcar en términos productivos, financieros y ambientales", asegura Fernán Zampiero, director de Ventas de John Deere Argentina.

La CH950 contará con RowAdapt, sistema exclusivo John Deere que ajusta de manera automática la flotación de los divisores de cosecha y la altura de los cortadores de base independientemente. De esta forma el equipo compensa las posibles diferencias que existen en el terreno asegurando óptima calidad del corte basal con mínimas pérdidas de caña.

Otro factor clave de innovación es que la cosechadora ya estará ampliamente conectada con el Centro de Operaciones de John Deere, proporcionando al cliente toda la inteligencia de análisis de datos y gestión de flotas que el sistema ofrece.


Por: Belisario Saravia Olmos


Fuente: El Tribuno Campo

Agroindustria | Maquinaria
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group