Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
TRAS LAS DENUNCIAS DE GREENPEACE, CHACO DEROGÓ PERMISOS DE DESMONTE 04-02-19
 

El gobernador Domingo Peppo firmó el decreto que deroga los permisos de desmonte sobre bosques nativos y suspende el procedimiento de actualización del ordenamiento territorial.

A casi 11 años de la sanción de la Ley de Bosques, las topadoras impulsadas por el modelo agroexportador sojero y ganadero (soja transgénica y ganadería intensiva) siguen arrasando los bosques nativos del país. Un informe de Greenpeace, reveló que la superficie deforestada entre enero y diciembre de 2018 en 4 provincias del norte (Salta, Santiago del Estero, Formosa y Chaco) fue de 112.766 hectáreas. Según advirtieron los especialistas, el 40% de esa superficie desmontada pertenece a bosques protegidos por ley. La coordinadora de la campaña de bosques del NOA de la ONG, Noemí Cruz, dijo que “la Argentina está a nivel global entre los 10 países que más destruyen sus bosques” y advirtió que “en el norte del país se concentra el 80% de la deforestación”. La semana última, luego de las reiteradas denuncias de la ONG que hacen foco en la provincia porque “es la que más ha desmontado en los últimos 3 años” el gobernador de Chaco, Domingo Peppo, firmó el Decreto 298/2019, que deroga los permisos de desmonte sobre bosques nativos y suspende el procedimiento que reglamenta la actualización del ordenamiento territorial de estos bosques.


Durante 2018, de acuerdo al reporte de Greenpeace, la provincia con mayor deforestación fue Santiago del Estero con 34.751 hectáreas, de las cuales 23.910 eran bosques protegidos. En segundo lugar se encuentra Chaco donde se deforestaron 33.972 hectáreas, de las cuales 14.744 también pertenecían a áreas protegidas. Le sigue Formosa donde se desmontaron 23.996 hectáreas, de las cuales 261 fueron deforestadas de forma ilegal. En Salta la deforestación alcanzó 20.047 hectáreas, 2.050 de ellas también fueron arrasadas ilegalmente.


Los datos fueron obtenidos por imágenes satelitales del Servicio Geológico de los Estados Unidos que luego fueron procesadas para distinguir los distintos tipos de vegetación y compararlas con registros anteriores. En la Región Chaqueña intervinieron además el Laboratorio de Análisis Regional y Teledetección de la Facultad de Agronomía de la UBA, el INTA y la Red Agroforestal Chaco Argentina.


Según datos oficiales, desde que se sancionó la Ley de Bosques (26.331) en noviembre de 2007 que establece los “presupuestos mínimos de protección ambiental para el enriquecimiento, la restauración, conservación, aprovechamiento y manejo sostenible de los bosques nativos” hasta fines de 2017, se deforestaron 2,6 millones de hectáreas, de las cuales más de 840 mil eran bosques protegidos. Aunque se registra una importante disminución de la deforestación desde 2014, la implementación de la ley continúa enfrentando serios escollos en las provincias por la complicidad de los gobiernos locales y la ausencia de la Secretaría de Medio Ambiente, a cargo de Sergio Bergman, autoridad de aplicación de la ley.


Noemí Cruz sostuvo que “las principales causas de desmonte son la soja transgénica y la ganadería” y esto, a su vez, tiene una fuerte vinculación con las inundaciones que azotan a la región norte y litoral del país. “El bosque actúa como una esponja natural. Si tenemos cultivos de pastos o soja, la lluvia cae a una altura de 40 o 50 centímetros del suelo, sobre las pasturas. No es lo mismo que en el bosque donde el agua cae sobre las copas de los árboles, después escurre, va aminorando la velocidad y llega con menor fuerza”, explicó.


“En el caso de las inundaciones con grandes superficies desmontadas no hay una infiltración apropiada: el agua escurre superficialmente. A su vez, produce un ascenso de la napa freática, que está cada vez más cerca de la superficie e influye en las inundaciones que terminan siendo producto de un combo: el Niño, la deforestación que reduce la protección y la falta de obras” dijo Cruz y agregó que “cuanto menos bosques haya, habrá más inundaciones”.


Por otra parte, la dirigente explicó que están “haciendo foco en la provincia de Chaco porque es la que más bosques ha deforestado en los últimos 3 años”. Y agregó que “zonas clasificadas como amarillas, donde habitan comunidades indígenas y sólo se permite el uso sustentable, fueron desmontadas con la autorización del gobernador Domingo Peppo”. La semana última, ante las reiteradas denuncias de Greenpeace y otras organizaciones por las deforestaciones ilegales, el gobernador de Chaco firmó un decreto que deroga los permisos de desmonte sobre bosques nativos y suspende el procedimiento que reglamenta la actualización del ordenamiento territorial de bosques nativos de la provincia. “Es un gran paso en la defensa de nuestros bosques nativos” ya que “debe garantizarse la no regresión de las zonas protegidas y la participación ciudadana” dijo al respecto Cruz. Sin embargo, la ONG reclamó que aún no fueron cancelados los permisos otorgados y que tampoco se ha dispuesto un plan de reforestación.


Fuente: Página/12

Noticias del Sector | Bosques
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group