Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
TECNOLOGÍA CONTRA EL DAÑO DE PÁJAROS 08-10-18
 

Basada en la luz láser, permite reducir de manera muy importante las pérdidas que ocasionan las aves en distintas producciones agrícolas.

Girasol, arándano, nuez, almendras, nuez de Pecán, cereza, vid, citrus, son algunas de las producciones de la Argentina en las cuales las aves causan estragos. El daño hecho por pájaros en los cultivos siempre fue una problemática sin solución para los productores.


Actualmente, de la mano de una tecnología basada en la luz láser, el problema parece tener un principio de solución. “Agrilaser es una tecnología holandesa -relativamente nueva, ya que tiene 8 o 9 años- creada por Bird Control Group, que está presente en más de ochenta países, del cual nosotros somos distribuidores en Argentina”, explica Marcos Santana, director de Operaciones de Bird Argentina.


“En Argentina, desde hace unos 5 años, venimos desarrollando esta tecnología, siempre con el fantasma de que nada venía funcionando para este problema”, comenta Santana y detalla que “la tecnología láser es un elemento de persuasión que trabaja haciendo un efecto de susto en las aves, de algo que las va a atacar. Funciona en forma automática y se programa sobre el área que se desea cubrir. Trabaja ahuyentando y no produce daño en las aves ni en otras especies. Es una luz láser muy potente y la clave del producto está en que el láser no se dispersa en la distancia. Tenemos un alcance de más o menos 3.000 metros en condiciones climáticas óptimas y a pleno sol de 700 a 800 metros”.


El Agrilaser Autonomic se programa sobre el espacio que se desea cubrir -área, tiempo, horario- y luego respeta el recorrido programado y hace un barrido sobre el lote productivo. Si bien el láser es muy potente, tiene un consumo pequeño, ya que trabaja con 12 volts, por lo cual se puede conectar a 220 volts con un transformador o puede funcionar con un sistema solar si no hay corriente eléctrica.


“Llevamos meses haciendo pruebas en diferentes regiones argentinas con nuestra tecnología Agrilaser, queremos ver el efecto en aves e investigar cómo podemos incrementar el beneficio de los agricultores locales”, comenta Gert-Jan Schep, director de Compras de América del Sur de Bird Control Group, quien agrega que algunas pruebas han sido hechas en colaboración con INTA.


Por su parte, Marco Santana detalla: “Trabajamos con vid, arándanos, almendros, girasol, cereza y otros cultivos. Esta tecnología -que funciona sobre la especie de ave, no sobre el cultivo- protege el cultivo y funciona sobre el 95 % de las aves. En el caso del loro tenemos los mejores resultados y la eficacia varía en 90 % a 100 %. También funciona con palomas, tordos, catas y estorninos”. Luego señala que las aves no se acostumbran al efecto que causa la tecnología, ya que el barrido de la luz es aleatorio, a diferencia de otros sistemas que emiten sonidos u otro tipo de luz de manera constante. “Al no ser siempre igual, no produce acostumbramiento”, dice el especialista.


En acción


La tecnología exhibe varios casos de éxitos en viñedos en los Valles Calchaquíes. La firma Catena Zapata implementó el Agrilaser Autonomic contra el loro barranquero en una parcela de 39 hectáreas durante tres meses, logrando reducir los daños en más de un 90 %. También se utilizó en la bodega Estancia Los Cardones, donde “apenas se observaron loros durante un mes entero”, señala Gert-Jan Schep. “Con estos datos podemos afirmar que Agrilaser Autonomic es muy efectiva en ahuyentar a los loros en grandes áreas de viñedos”, dice el ejecutivo de Bird Control Group.


En vista de los resultados, otras producciones vitivinícolas salteñas -en Tacuil, La Viña- adoptaron la tecnología.


Otro cultivo muy afectado por los daños causados por las aves es el arándano. Palomas, estorninos, tráupidos y el bienteveo común son los responsables de dichos daños. En colaboración con Agroberries Argentina, en Entre Ríos, se ha probado el verano pasado el Agrilaser Automatic en cuatro parcelas idénticas de 0,6 hectáreas. En dos parcelas desprotegidas la cantidad de aves encontradas (154) fue mucho mayor que en las parcelas protegidas por dicha tecnología (31). Las aves que causan mayores destrozos en el cultivo fueron el zorzal chalchalero, bienteveo común, hraupis sayaca y el zorzal colorado, en el caso de estas aves la diferencia fue aún mayor, 142 contra sólo 14. “Este es un gran resultado. Sobre todo, teniendo en cuenta el alto valor por hectárea de los arándanos”, dice Gert-Jan Schep.


El cultivo de girasol también se ve afectado muy afectado por el por daño que causan las aves. “Estamos haciendo unos trabajos con Syngenta. Ellos habían decidido no plantar más girasol hace unos años y ahora, con la tecnología láser, van a comenzar a reactivar la producción en algunas zonas”, comenta Marcos Santana. La prueba, que se realizó en campos en la provincia de Buenos Aires, consistió en instalar el Agrilaser Autonomic en una parcela de 30 hectáreas y compararla con una parcela cercana de idéntica superficie, obteniendo una reducción de los daños causados por el loro barranquero de más del 85 %.


Esta tecnología también se usa en galpones, zonas de acopio y aeropuertos para despejar las pistas al momento de los aterrizajes y despegues.


La implementación


“Antes de cotizar nuestros servicios hacemos un estudio y evaluamos qué equipos se necesita, la cantidad y qué barreras físicas tenemos. Cada caso lo estudiamos bien y hacemos una propuesta”, explica el Director de Operaciones de Bird Argentina.


Luego, agrega que la empresa alquila los equipos a un ronda en los 1200 dólares por mes. “Ahí hay que evaluar el costo beneficio de cada cliente y, por lo general, termina siendo muy barato para reducir los daños que causan las aves”, dice.


Tecnología láser holandesa


Agrilaser Autonomic ha sido desarrollada por Bird Control Group en colaboración con la universidad TU Delft de Holanda. Esta tecnología láser se usa con éxito en 76 países para ahuyentar aves. No sólo en cultivos sino también en aeropuertos, extracciones de gas y petróleo y en el sector de la construcción.


“Es una tecnología que surge de un grupo de estudiantes universitarios con una obsesión por la tecnología láser que, sin querer, se dieron cuenta que podían ahuyentar aves y el Gobierno de Holanda y dos facultades le dieron un espacio para desarrollarla y de ahí nace este producto que día a día se va mejorando. Es una tecnología en permanente evolución, de hecho, el año que viene se presentarán nuevos equipos”, explica Marcos Santana, director de Operaciones de Bird Argentina.




Por: Belisario Saravia Olmos


Fuente: El Tribuno Campo


 

Noticias del Sector | Plagas
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group