Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
“ESTAMOS PROTEGIENDO BOSQUES DEGRADADOS Y NO AL PRÓJIMO QUE NECESITA ALIMENTOS Y TRABAJO” 30-07-18
 

En una entrevista publicada por El Tribuno Campo, el Coordinador de la Mesa de Carnes, David Lacroze, destacó las posibilidades para la ganadería de Argentina, en general, y del NOA y Salta, en particular.

Con el preciso objetivo de devolver al país a los primeros lugares del mercado mundial de carnes, en el marco de la Exposición de la Sociedad Rural Argentina (SRA), sesionó la Mesa de Ganados y Carnes. Allí, en concreto, funcionarios del Gobierno nacional precisaron que Argentina tiene que continuar con la recuperación de sus exportaciones (este año serán casi 450 mil toneladas de carne) y enviar al exterior 1 millón de toneladas por año.


El dirigente de SRA y coordinador de la Mesa de Carnes, David Lacroze, destacó las posibilidades para la ganadería de Argentina, en general, y del NOA y Salta, en particular. “Enfrentamos una demanda impresionante de todo el lejano oriente y Salta tiene que jugar un papel preponderante, porque esos mercados están del otro lado del Pacífico”, describió en una entrevista con el programa Claves del Campo (Radio Salta) y enfatizó que “con los problemas tremendos de fletes que tenemos, Salta no puede seguir mirando a Buenos Aires y tiene que poner la mirada hacia el Pacífico, el transporte ferroviario tiene que ser prioridad estratégica, para alcanzar la salida al Pacífico y llegar a los mercados del oriente”.


¿Cuáles son los principales avances que se vieron en la reunión de la Mesa de Carnes en la Exposición Rural de Palermo?


Vimos los avances en genética y confirmamos que el nivel y la calidad de la hacienda que se exhibe en Palermo son impresionantes. Estamos despertando de un sueño, porque nos habíamos dormido y perdido 10 millones de cabezas y decenas de frigoríficos; ahora nos damos cuenta de lo que nos falta frente a la demanda de alimentos (y carnes) del mundo.


Enfrentamos una demanda impresionante de todo el lejano oriente y Salta tiene que jugar un papel preponderante, porque esos mercados están del otro lado del Pacífico. Con los problemas tremendos de fletes que tenemos, Salta no puede seguir mirando a Buenos Aires y tiene que poner la mirada hacia el Pacífico, el transporte ferroviario tiene que ser prioridad estratégica, para alcanzar la salida al Pacífico y llegar a los mercados del oriente.


Hablando de Salta, otra cosa que me parece dramática es la pérdida de miles de hectáreas de producción por el tema de los desmontes. En un país pobre, con la pobreza de la Argentina, no podemos pensar sólo en las generaciones siguientes, sino que debemos pensar también en la generación actual. Por distintas razones se suspendieron los desmontes y eso implica una enorme cantidad de hectáreas que no están produciendo, que no están dando empleo y que no están generando divisas, todas cosas prioritarias para la Argentina.


Estamos protegiendo bosques degradados y no estamos protegiendo al prójimo que necesita alimentos y trabajo.


¿Están dadas las condiciones para que la carne de Salta puede tener la salida al Pacífico?


Puede y debe salir al Pacifico. Argentina está consumiendo 120 kilos de proteína animal (carnes) por habitante y por año, si comemos un kilo más nos indigestamos. La única manera de que la torta sea grande para todos es mirar al exterior y exportar.


¿Cuáles son los impedimentos para que esa salida al mundo pueda consolidarse?


Un obstáculo importantísimo era el atraso en el tipo de cambio, pero hoy estamos con un tipo de cambio más razonable, esa primera barrera ya está superada. Una segunda barrera son los marcos regulatorios argentinos, no puede ser que para sacar carne de Salta (y de otras provincias como Corrientes, Chaco y Santiago del Estero) tengamos que pagar el impuesto a la “Mera Compra”. Esos marcos regulatorios impiden el libre flujo de productos dentro del país y hacia afuera también.


Otra barrera por superar es la enorme cantidad de evasión fiscal que todavía existe. Una de las cosas a las cuales se abocó con bastante éxito la cadena de las carnes es el blanqueo de sus distintos eslabones. En los eslabones de la producción, de la industrialización y de la comercialización primaria se avanzó muchísimo, pero queda el último eslabón, el minorista, donde hay mucho comercio en negro. Los carniceros son gente de trabajo, pero insertos en una cultura de la evasión que tenemos que cambiar. Ese es el eslabón que falta para que la cadena de la carne se regule totalmente y podamos mirar al exterior consumiendo los 120 kilos y llegando a 1 millón de toneladas exportadas.


El presidente Mauricio Macri participa personalmente de la Mesa de Carnes, ¿aporta cuestiones específicas?


Sí, el presidente y su equipo están absolutamente involucrados en el tema ganadero y ya nos hemos reunido 7 veces con él y hemos ido avanzando en una cantidad importante de temas. En otros nos falta avanzar como, por ejemplo, en el tema del cuero -que está en la mesa de discusión y calculo que avanzaremos en los próximos meses-, que es de los viejos problemas del país que, debido a lobbies de muchos años, prácticamente no puede exportar sus cueros.


Otro tema importantísimo en el que estamos trabajando es el estándar sanitario único para todas las provincias. No puede ser que algunos argentinos coman carne sana y saludable mientras que otros no, porque viene de instalaciones que no reúnen los requisitos mínimos de sanidad. El estándar tiene que ser el mismo para todos los argentinos que para aquellos que nos compran en el extranjero.


Es este tema hay una barrera que es política y está vinculada algunos gobiernos provinciales y municipales que utilizan los frigoríficos y mataderos como cajas de recaudación. ¿El Gobierno nacional tiene la decisión política de romper este sistema?


Hay decisión política y tenemos que avanzar, porque ese es uno de los desafíos que tiene no sólo la cadena de ganados y carnes sino todo el país: conciliar la ética con la política. En este tema específico hay necesidad y voluntad de avanzar mucho para garantizar la salud pública, sobre todo la de los niños, porque el Síndrome Urémico Hemolítico es una de principales causas de la mortalidad infantil y lo tenemos que superar.


El hecho de generar algunos puestos de trabajo, muchas veces precarios, y generar clientelismo, a través de estas pequeñas plantas de faena que no reúnen los requisitos, nos arruina la vida a todos.


A la par de la recuperación de la carne vacuna, se están desarrollando otras carnes, como la aviar y la porcina, ¿cómo ven desde la Mesa de la Carnes esos sectores?


El desarrollo de la carne aviar es impresionante y el de la porcina también. Un país que produce una cantidad de maíz como la Argentina tiene todas las condiciones para generar las tres carnes como el mejor del mundo. Para eso tenemos que eliminar otros marcos regulatorios, pero tenemos el maíz y tenemos el agua que son las principales joyas para hacer carne.


Las cadenas aviar y porcina están funcionando muy bien, aunque, claro, la carne vacuna tiene una ventaja interesante y es que cualquier aumento de la demanda va dirigido únicamente a los 10 países que concentran el 80% de la exportación y el comercio mundial de carnes que son 10 millones de toneladas, entre los que está la Argentina. Casi todos los países del mundo producen mucho cerdo y pollo, pero no todos pueden producir muchas vacas. Argentina debe aprovechar el incremento en la demanda de carnes impulsado por la cantidad de gente que está llegando a un ingreso que le permite saltar del arroz al pan y la carne.


Por: Belisario Saravia Olmos


Fuente: El Tribuno Campo

Ganadería | Ganados y carnes
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group