Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
HACIA UN PLAN NUTRICIONAL PARA EL MAÍZ 10-05-18
 

Recomendaciones del Instituto Internacional de Nutrición de las Plantas para elaborar una estrategia nutricional adecuada para el cultivo de maíz.

El Instituto Internacional de Nutrición de las Plantas (IPNI) realizó recomendaciones para elaborar una estrategia nutricional adecuada para el cultivo de maíz.


Al momento de elegir la mejor estrategia para planificar la adecuada nutrición de un cultivo y para tomar decisiones respaldadas científicamente, los especialistas aconsejan basarse en las recomendaciones del Instituto Internacional de Nutrición de las Plantas, una organización global con sede en Estados Unidos, que trabaja en iniciativas enfocadas en la creciente necesidad mundial de alimentos, forrajes, combustibles y fibras.


Los fertilizantes nitrogenados se pueden encontrar básicamente en 3 fuentes: urea, UAN y nitrato de amonio calcáreo. La urea, que es la fuente más usada, requiere que el nitrógeno de su formulación se transforme en el suelo hasta la forma química de nitrato para ser absorbido por las plantas. Ese proceso requiere unos pasajes bioquímicos que están expuestos a temperatura y humedad y que pueden provocar que parte del contenido de nitrógeno se pierda por volatilización. El UAN también está expuesto a pérdidas, ya que está conformado en un 50% por urea. En cambio, el nitrato de amonio calcáreo, ya se encuentra en la forma química absorbible por parte del cultivo, por lo tanto, su disponibilidad para las plantas es inmediata. Para Gustavo Elías, Coordinador Agronómico de Cultivos Extensivos de Yara, “la eficiencia por kilo de nitrógeno aplicado en la fuente a base de nitratos es mucho mayor y esto es algo que se puede corroborar fácilmente midiendo la cantidad de kilos de granos producidos por unidad de nutriente”.


Existen técnicas que permiten orientar la decisión. Se pueden tomar como referencia los “Modelos de Respuesta a la Fertilización” que existen en muchas regiones, el método de “Balance de Nutrientes” que consiste en reponer lo que el cultivo extrae y el método de “Umbrales” que implica aplicar nutrientes en función de las deficiencias que presenta el lote respecto de las cantidades mínimas requeridas por el cultivo. “También se puede recurrir a nuevas tecnologías como los dispositivos de diagnóstico de status nutricional. Estos medidores de clorofila registran la cantidad de nitrógeno absorbido y, en función de la comparación de una franja saturada con el resto del lote, permiten tener un panorama inmediato de lo que le está pasando al cultivo en materia nutricional”, asegura Elías.


En esta línea se inscribe también el Sensor de Biomasa e Índice de Verdor que se monta al tractor o la fertilizadora autopropulsada. Este dispositivo genera sobre la marcha un mapa de biomasa y ajusta en tiempo real la aplicación del fertilizante de acuerdo a las necesidades de cada sector del lote, lo que permite maximizar la productividad de las zonas con alto potencial y subir el piso de rendimiento en las zonas más comprometidas. Por último, el análisis foliar de laboratorio es también una herramienta de gran ayuda para acompañar el desarrollo del cultivo y evaluar la eventual dosis de corrección cuando se detecta su necesidad.


La tercera recomendación tiene que ver con el adecuado timing para aplicar el producto. En la fertilización el objetivo es optimizar la eficiencia de uso de los nutrientes aplicados y para eso es fundamental conocer los momentos en los que el cultivo los demanda. Elías pone el ejemplo del maíz. “La tasa de máxima absorción comienza en V5 y V6, siendo una demanda tal, que muchas veces el suelo no alcanza a brindarle al cultivo lo que requiere. Se recomienda fertilizar a la siembra y luego hacer refertilizaciones para ir copiando la tasa de absorción de cada momento del cultivo” asegura el especialista.


La última recomendación es la forma de aplicación, ya que los nutrientes deben ser depositados en el lugar correcto. En el caso de la urea y el UAN, la incorporación es el método más apropiado para incrementar su eficiencia. La fuente de nitratos, sin embargo, no requiere esa incorporación. Estos fertilizantes pueden ser aplicados al voleo.


Por: María Rovere


Fuente: Súper Campo

Agricultura | Cereales & Oleaginosas
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group