Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
“LA LECHERÍA ARGENTINA ESTÁ CONDENADA AL ÉXITO” 05-02-18
 

El director del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina analizó la actualidad de la lechería en el país y anticipó el 3º Outlook de la Cadena Láctea Argentina.

“Todavía le cuesta remontar, pero ha mejorado bastante”, dijo con optimismo sobre la actividad láctea en el país, Jorge Giraudo, titular del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina, que el próximo mes de marzo realizará su 3º Outlook.


Consultado por el contenido de este “panorama”, el especialista identifico como una de las principales problemáticas de la actividad la falta de competitividad. “Al productor le llega la consecuencia o el resultado del negocio industrial y comercial”, planteó y explicó que “estamos con dificultades para la exportación porque los precios internacionales no son tan bajos, pero Argentina tiene altos costos de producción y, hasta hace poco, el tipo de cambio estaba atrasado”.


“Exportábamos más o menos el 25% de la producción y en 2017 apenas superamos el 10%, ese excedente que se vuelca al mercado doméstico presiona sobre la demanda y baja los precios”, describió. No obstante, aseguró que “Argentina tiene grandes ventajas comparativas por su situación climática y por su disponibilidad de agua y de tierras”.


En diálogo con El Tribuno Campo, Giraudo reconoció que la actividad láctea “tiene problemas de competitividad sobre los que hay que trabajar y están diferenciados en 3 aspectos: infraestructura en caminos y desagües pluviales; la macroeconomía, el tipo de cambio, la infla presión impositiva, etcétera; y la (escasa) eficiencia y productividad en cada eslabón de la cadena”. “Nuestro producto de exportación tradicional es la leche en polvo entera y una tonelada nos cuesta 800 dólares, mientras que nuestros competidores la hacen por menos de 400”, insistió en que “hay que corregirlo, porque así no podemos ser competitivos y no podemos lograr una lechería en crecimiento”.


De cualquier modo, el especialista del Observatorio de la Cadena Láctea consideró que están dadas las condiciones para transitar un camino de crecimiento. “No son cosas que se pueden solucionar en el corto plazo, se pueden ir tomando medidas parciales que tengan algún impacto, pero es un trabajo de largo aliento” admitió Giraudo y reconoció dificultades e ineficiencias en la producción primaria y en la industrialización. “Nuestra estructura industrial en muchos casos es obsoleta o de baja escala y corregir eso significa inversiones de muchos millones de dólares que llevan su tiempo, pero lo importante es que el sector está siendo escuchado y se empezaron a hacer algunas cosas”, sentenció.


Panorama de la cadena


Bajo el título “Los desafíos de la Cadena Láctea Argentina desde una visión local y del mundo”, el jueves 22 de marzo se desarrollará en Buenos Aires el 3º Outlook de la Cadena Láctea Argentina.


En un primer panel se ofrecerá una “visión sobre el mundo y el mercado externo” y se analizará el diseño de una estrategia nacional “desde la proyección de la oferta y demanda externa” y después se presentará la “visión local, consumo y perspectiva del mercado Interno”, que describirá el comportamiento del mercado de lácteos en el país y se analizará el diseño de una estrategia “desde la proyección de la demanda interna”.


En la jornada organizada por la Fundación para la promoción y el desarrollo de la Cadena Láctea Argentina(PEL) también se responderán los interrogantes: ¿podemos seguir produciendo leche e industrializándola como lo venimos haciendo y ser competitivos? y ¿cómo prepararnos competitivamente para este desafío? Además, se hará foco en la competitividad.


Cuenca lechera del NOA


El director del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina, Jorge Giraudo, aseguró que en el norte del país se pueden consolidar nuevas cuencas leche- ras porque, por ejemplo, Salta y Jujuy “tienen la virtud de tener un negocio de proximidad hacia una clientela determinada y estar en el lugar de consumo es una ventaja”. “Hay que lograr niveles de eficiencia y competitividad que hagan que sea más rentable la producción en el lugar que traerla de afuera”, señaló y recomendó “juntar a los actores (tamberos, industriales y distribuidores) y ver el procesamiento, porque muchas veces ocurre que se hacen desarrollos que no tienen productividad a escala y vienen productos de afuera más baratos y rompen el negocio”. Giraudo advirtió que “a nivel mundial, la lechería es una actividad de altísima volatilidad e incertidumbre que pasa, por ejemplo, de 1.500 a 5.000 dólares la tonelada de leche en polvo en sólo 3 meses y entonces requiere de mallas de contención para esas volatilidades”. “Hay que armar estructuras con altísima eficiencia bajos costos y con mecanismos ‘anticíclicos’ que eviten esos cimbronazos”, consideró.


Con optimismo, el especialista parafraseó al expresidente Eduardo Duhalde y aseguró que “la lechería argentina está condenada al éxito”, porque mantiene porcentajes de concentración menores a los del resto del mundo. “En los principales países lecheros 2 o 3 industrias disputan el 100% del mercado, mientras que en Argentina las 4 empresas más grandes llegan al 33% del mercado y, además, la tasa anual de deserción de productores es del 2% cuando a nivel mundial es del 5%”, explicitó sin negar que “en el mundo el negocio lácteo es concentrado”.


Por: Gonzalo Teruel


Fuente: El Tribuno Campo

Ganadería | Lechería
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group