Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
EL REINO DEL REVÉS 07-12-17
 

Los menores niveles de cumplimiento de refugios de maíz se registran donde más se los necesita.

En la campaña 2016/17 la cantidad de empresarios agrícolas argentinos que realizaron refugios en siembras tardías de maíz Bt (resistente a insectos) fue del 24% del total nacional, según datos de un relevamiento realizado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.


La cuestión es que los mayores niveles de cumplimiento de refugios se presentaron en las macrozonas productivas centro y sur, mientras que en el norte (donde se presenta la mayor presión de plagas) se ubicó por debajo del promedio nacional.


Las zonas que registraron en 2016/17 los mayores cumplimientos del refugio del 10% con maíz no-Bt fueron sur de Córdoba y sudeste de Buenos Aires donde 35% de los productores hicieron refugio, seguidas por Entre Ríos con 32%, centro y sur de Buenos Aires con 30% y San Luis con 28%.


En cambio, en el norte de Santa Fe el nivel de cumplimiento fue de apenas del 13%, mientras que en Santiago del Estero se ubicó en 20%, Chaco en 22% y NOA en 23%. Los porcentajes de las regiones centro de Santa Fe y norte de la zona núcleo pampeana fueron bajísimos: 14% y 15% respectivamente. En el centro y norte de Córdoba fue del 20%, mientras que en el sector sur de la región núcleo pampeana se ubicó en el 23%.


El nivel mínimo de cumplimiento de refugios debería ser de al menos el 70% para poder generar adultos susceptibles que puedan cruzarse con los resistentes presentes en el mismo lote de maíz Bt, de manera tal que la tecnología no se quiebre en unas pocas campañas.


El primer caso documentado de una presencia generalizada de insectos resistentes (en este caso barrenador del tallo del maíz) a proteínas Bt (Cry2Ab2, Cry1A.105 y Cry1F) se registró en San Luis durante la campaña 2012/13 apenas unos años después de haber introducido los híbridos Herculex I y VT3Pro en esa región productiva. Posteriormente también comenzaron a registrarse fallas generalizadas para controlar al gusano cogollero (Spodoptera frugiperda).


Algunas empresas comenzaron a implementar la política comercial denominada “9 + 1” por medio de la cual por cada 9 bolsas de maíz Bt comercializadas se comprometen a entregar una equivalente de híbridos no-Bt. Otro avance es la incorporación de la obligación de hacer refugios para poder certificar la norma IRAM 14.130 de Buenas Prácticas Agrícolas.


Fuente: Valor Soja

Agricultura | Biotecnología
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group