Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
“NO HAY TECHO EN LA ARGENTINA PARA EL CONSUMO DE LA CARNE DE CERDO” 18-06-17
 

El Presidente de la Asociación Argentina de Productores de Porcinos, Juan Luis Uccelli, brindó una entrevista al programa Claves del Campo, que se emite por Radio Salta (AM 840), en la que realizó un análisis del sector.


Usted visitó Salta en los inicios de la campaña para consumir más cerdo y para que la producción porcina crezca, y parecía una empresa titánica, pero uno ve que los esfuerzos dan frutos, pese a las dificultades...


Así es, cuando uno se acostumbra a remar en dulce de leche, después cuando le dan agua, rema más rápido. Se están dando las cosas, estamos en un consumo record de 17 kilos por habitante por año, cuando realizamos la visita a Salta que usted recuerda estábamos en 4 kilos a 5. Aparte hoy existe otro canal dónde colocar los cerdos argentinos, que es el mercado de exportación. La exportación de medias reses de cerdos a Rusia que se realizó el pasado 7 de junio es simbólica, es solo un contenedor, pero es la apertura, es como un niño que da un primer paso.


Estamos muy entusiasmados y orgullosos de lo que estamos haciendo. Ustedes están en una zona estratégica para nosotros, porque estamos abriendo los mercados del Sudeste Asiático y en Salta se cruza la cordillera y desde los puertos de Chile se sale directamente a ese mercado que crece muy bien y paga mejores precios que Rusia. Y Salta está preparada porque tiene frigoríficos en condiciones de exportar.


También tenemos la ventaja competitiva de que por los costos de poner los granos en los puertos nos conviene transformarlos en carne…


Exactamente y creo que todavía el nivel de consumo de la carne de cerdo en todo el Norte, NOA y NEA, está por debajo del promedio país, o sea que tenemos mucho para crecer ahí. Repito, hay que darle valor agregado, generar fuentes de trabajo locales y exportar para el Sudeste Asiático. En un plan estratégico lo lógico sería que Salta sea abastecedora del Sudeste Asiático.


De aquellos casi 5 kilos que consumíamos años atrás a estos 17, triplicando el consumo, ¿qué ha cambiado desde el punto de vista del consumidor y del productor?


Hace unos 15 años empezamos a hacer un producto de calidad, ya que toda la producción argentina estaba destinada a los chacinados. Cuando propusimos hacer la promoción de consumo, apuntamos a dos cosas, primero que la carne de cerdo sea más barata que la carne vacuna para poder vender y, segundo, promocionar todas las cualidades y condiciones que tiene la carne de cerdo. Se dio la sumatoria y la oportunidad -porque el ganado vacuno empezó a tener problemas y a bajar su oferta- y nosotros estábamos en la lista de largada y aprovechamos muy bien esto, y lo seguimos haciendo, porque todos los años subimos 1 a 1,5 kilos el consumo per cápita, en un mercado altamente competitivo de 120 kilos de carne que consumimos los argentinos.


Pero sabemos que cada kilo que nosotros ponemos son 40-50 mil toneladas de carne vacuna que queda disponible para la exportación y la gente sigue comiendo carne en el país y no dañamos en nada el gusto carnívoro argentino.


Hubo también un cambio cultural importante, se enseñó a despostar el cerdo, a comerlo...


Sí, nos ayudó mucho el enseñar a los carniceros a despostar el animal, lo que sirvió para hoy poder vender otros cortes que no eran tradicionales. Todo esto fue un trabajo que se hizo pensando en el futuro y creo que fue el cambio de mentalidad del sector, que empezó a pensar como empresarios y dejamos de pensar como productores primarios.


En cuanto a la producción, ¿qué cambios tecnológicos se realizaron?


Los cambios fueron varios, desde el ingreso de la genética -hoy tenemos la mejor genética del mundo en la Argentina-, pasando por las mejoras en las instalaciones y, fundamentalmente, hay hoy profesionales especialistas, no solo en producción porcina, sino también en alimentación, en manejo, en sanidad, en genética, cosa que 15 años atrás había muy pocos. Lo mejor es que estamos en proceso de mejorar nuestra producción.


Ese sería el objetivo...


Ese es el objetivo, pero el techo está más alto. Hay que pasar la posta para que otro la siga, hoy no techo en la Argentina para el consumo de la carne de cerdo, que sí pasó con la carne aviar, que llegaron hasta los 47 kilos y se llegó un tope.


¿Cómo está la ecuación económica de la producción porcina, con la suba de los granos y de otros insumos?


En 2016, a principios de año, cuando se dieron los aumentos y la dolarización, la quita de las retenciones, fue un golpe bajo y fuerte, los granos subieron en forma desmedida. Después se fueron acomodando y hoy en junio, irónicamente pagamos el maíz y la soja más barato que en junio del año pasado. El componente del costo de la alimentación, que es fundamentalmente maíz y soja, y que es importante dentro del costo total, está más barato que el año pasado.


Los otros costos subieron, subió el gas, los impuestos, la mano de obra, que no nos hacen tan competitivos a nivel mundial. Pagamos impuestos y fletes costosos, que son cosas que requieren solución en el corto plazo.


¿Siguen con el apoyo del Gobierno?


Siempre fuimos dialoguistas, no importa el gobierno, esto nos sirvió con el gobierno anterior y ahora con este. Tenemos diferencias, pero sabemos que qué cosas pueden hacer los políticos o funcionarios y cuáles no. Una de las cosas que no pueden hacer son políticas de producción, porque no conocen el sector y en eso trabajamos nosotros.


Tenemos muy buen diálogo con las autoridades y estamos avanzando en algunas cosas. Hay diferencias, creemos que podrían ser respuestas más rápidas, pero uno está acostumbrado y lo que hay que hacer es ponernos un objetivo y lograrlo. El tiempo será más o menos, pero cuando uno está convencido del objetivo tiene que ir para ahí.


De tanto en tanto, desde el sector prenden luces rojas o amarillas por las importaciones de carne porcina. ¿Cómo se explica esta situación?


Lo que está ingresando, y está en aumento lamentablemente, es mercadería que entra para complicar el precio que se le paga al productor y en nada beneficia el precio que paga el consumidor por el producto que entra. Es uno de los puntos de crítica y conflicto que tenemos con el Gobierno. Estamos de acuerdo que este Gobierno no pondrá ninguna medida para cerrar las importaciones, pero sí le pedimos que ponga medidas para competir de igual a igual. Esto significa que el cerdo que nosotros producimos se faena y en 48 horas está en la carnicería del supermercado y se vende como carne fresca. El producto que viene de afuera, tarda unos 30-40 días entre que se elaboró hasta que llega y otros 20 días en la distribución. Hablamos de dos meses desde que se faenó el animal hasta que llega el corte hasta el supermercado. Llega congelado y ahí es donde empieza el problema, porque lo descongelan y lo venden como fresco y ahí está el engaño al consumidor con la fecha de elaboración.


Estamos sacando una campaña muy importante para diferenciar el producto argentino que es fresco del producto congelado. El fresco vale en el mundo mucho más que el congelado y en la Argentina, lamentablemente no es así. Las importaciones perjudican al productor en el precio que se les paga y no benefician al consumidor, si benefician a alguien del medio, un importador, que hace muy buena plata y que no es un negocio para Argentina.


Ustedes piden que se transparente el origen y la calidad de la carne que ingresa...


Correcto, es lo menos que tiene que pensar el consumidor cuando va a comprar, tiene que saber de dónde viene, cómo fue el proceso de frío, y en esto la culpa no es del chancho, sino de quien lo importa.


Esta semana se dio a conocer una intención de inversión muy importante en el sector porcinó, se habla de 700 millones de pesos en Córdoba. Esta noticia trascendió, pero es parte de lo que está pasando en el sector...


El sector está creciendo y mucho, esta inversión es noticia porque es un criadero de 5000-5500 madres, es una operación grande, pero le aseguro que todos están creciendo.


El número de inversión es un número muy importante, el año pasado creemos que la inversión superó los 30 millones de dólares. Fíjese que solamente de créditos de Mi Galpón que dio el Ministerio de Agroindustria, se solicitaron para el sector porcino 270 millones pesos.


En Argentina habrá dos lugares que crecerán de una forma impresionante, uno el Norte y, por otro lado, la Patagonia. El despegue importante será en el Norte, donde tenemos que armar sistemas cooperativos para incluir a los pequeños productores en el sistema.


¿Cuánto es hoy una inversión por madre?


Cambia mucho, es como los autos, depende de la marca. En un extremo tenemos 2500-3000 dólares por madre y puede llegar al otro extremo a un súper criadero con 8000-9000 dólares por madre.


El 14 de junio celebraron el día de la porcicultura…


Sí, hace 95 años que apareció nuestra asociación y es un evento que se festeja desde el año 69. Este año festejamos de forma diferente, con bombos y platillos, para celebrar la exportación a Rusia.


Por: Belisario Saravia Olmos


bsaraviaolmos@arnet.com.ar



 


Fuente: El Tribuno Campo

Ganadería | Entrevista
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group