Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
EL BUEN RENDIMIENTO DE GRANOS EN REGIONES SIN INUNDACIONES COMPENSA LAS PÉRDIDAS EN ZONAS AFECTADAS 16-04-17
 

En las últimas semanas las precipitaciones se registraron sobre gran parte de la provincia de Buenos Aires, norte de La Pampa, sur de Santa Fe y sur de Córdoba, que generaron nuevos excesos hídricos.

El clima no da tregua y continúa afectando el normal desarrollo de la producción agrícola argentina durante la campaña 2016/17. A pesar de esta situación, los rendimientos recolectados sobre las regiones que no se encuentran afectadas continúan ubicándose por encima de las expectativas iniciales, compensando hasta el momento las posibles pérdidas de superficie.


En las últimas semanas las precipitaciones se registraron sobre gran parte de la provincia de Buenos Aires, norte de La Pampa, sur de Santa Fe y sur de Córdoba, que generaron nuevos excesos hídricos, provocando pérdidas de área y potencial de rendimiento.


Según estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, más de 1 millón de hectáreas de soja, 165.000 hectáreas de maíz y 15.000 hectáreas de sorgo, se encuentran afectadas por la situación climática actual, elevando el área total a más de 1,2 millones de hectáreas comprometidas.


Si bien las pérdidas finales de área dependerán de la mejora en las condiciones climáticas y del nivel de anegamiento de cada lote, éstas se sumarían a la superficie no cosechable, que en el caso de la soja ya asciende a 800.000 hectáreas. Esto contempla pérdidas por eventos de granizo en diferentes sectores del país, sequía en el sudeste de Buenos Aires durante el verano y excesos hídricos acumulados previamente a las últimas precipitaciones sobre el centro, norte y oeste de Buenos Aires, y noreste de La Pampa.


A pesar de esta situación, debe destacarse que los rendimientos recolectados sobre las regiones que no se encuentran afectadas continúan ubicándose por encima de las expectativas iniciales, compensando hasta el momento las posibles pérdidas de superficie.


Es por esta razón que se mantiene la proyección de producción de 56,5 millones de toneladas de soja y 37 millones de toneladas de maíz para la campaña 2016/17, con crecimientos del 0,9% y el 23,3% respecto de la campaña anterior, respectivamente.


Estas cifras marcarán el segundo nivel de producción más alto de nuestra historia en el caso de la soja, por debajo de las 60,8 millones de toneladas de la campaña 2014/15, y un récord absoluto en el caso del maíz.


Un aspecto de preocupación adicional es el retraso en las labores de recolección, producto de anegamientos en caminos y accesos y falta de piso para el avance de las máquinas cosechadoras. La situación rememora lo acontecido durante 2016. Esta demora no sólo aumenta la probabilidad de mermas en la cantidad y calidad de los granos, si no que genera dificultades logísticas y comerciales.


La presión de la demanda en las ventanas temporales abiertas por el clima podría elevar el costo de los servicios de cosecha, la posibilidad de incumplimiento de contratos podría elevar el precio de la mercadería con entrega inmediata por encima del precio teórico, y la concentración de viajes de camión y embarques en un período más corto de tiempo podría aumentar las esperas y los costos asociados.


Incluso podría verse afectado, como sucedió el año pasado, el inicio de la campaña fina 2017/18 con retrasos obligados en la siembra de los cultivos de invierno.


Particularmente, la cosecha de soja mantiene un retraso de 6,2 puntos porcentuales en comparación al ciclo previo y de -9,9 puntos respecto al promedio de las últimas cinco campañas. Situación similar ocurre con la cosecha de maíz, donde el progreso de trilla alcanzó apenas el 18,2% de las 4,9 millones de hectáreas implantadas.


Distinto panorama se presenta para el resto de los cultivos. La campaña de girasol 2016/17 va llegando a su fin, luego de recolectarse el 95,8% del área apta, con una producción estimada en 3,3 millones de toneladas, lo que representa un incremento del 32% respecto del ciclo anterior.


En el caso del trigo, con las labores de cosechas finalizadas en enero pasado, la campaña comercial ha mostrado un notablemente dinamismo. Durante los primeros tres meses se han exportado casi 6 millones de toneladas del cereal, un aumento del 176% respecto de la campaña anterior.


La evolución del clima durante las próximas semanas será crítica. Tanto para retomar la recolección de lotes aptos y determinar la real magnitud de las pérdidas, como para dimensionar los desafíos adicionales que deberá superar un sistema que ya cuenta con deficiencias estructurales para gestionar una producción récord.


Por: Agustín Tejeda Rodriguez


Economista jefe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires

Agricultura | Campaña 2016/2017
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group