Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
FUNGUICIDAS EN MAÍZ EN EL NOA 16-09-08
 

El ingeniero Horacio Silva -Product Crop Manager de Syngenta Agro- conversó con Claves del Campo sobre el uso de funguicidas en el cultivo de maíz en el NOA y las perspectivas de la próxima campaña de soja.

Belisario Saravia Olmos: Cuéntenos del trabajo que están realizando en maíz para el NOA.

 

Horacio Silva: Lo que hacemos, hace ya tres años, es tratar de probar cómo funcionaban los funguicidas en un cultivo como el maíz, donde los rindes son variables según zona y esa variabilidad, en algunos casos, se debe a enfermedades. Entonces, desarrollamos toda una red de ensayos para tratar de identificar, no solamente las enfermedades que eran las limitantes para los rindes, sino cuales eran los momentos y las dosis apropiadas para controlarlas.

Fue un trabajo arduo, no trabajamos solamente en forma interna en la empresa sino que incorporamos técnicos externos como para poder crear una identidad propia y poder saber exactamente en cada lugar cuáles eran las limitantes desde el punto de vista de las enfermedades.

En ese aspecto, para lo que es la región del NOA encontramos que en muchos casos las enfermedades son completamente distintas a las del sur, también la genética es distinta, pero sí requiere un manejo similar en cuanto al monitoreo y seguimiento.

Es importante entender que el cultivo de maíz hoy está inmerso en una cuestión económica de ciertas restricciones, pero con independencia del precio del maíz, del costo de los fertilizantes y del costo de inversión total que tiene el cultivo, los rindes de alta producción son sostenidamente rentables para el productor; no así los maíces que están por debajo de los 6 mil kg/ha de rinde.

Pero para maíces con rindes superiores a los 6 mil kg/ha, una de las limitantes, para obtener el techo de potencial que tiene la genética, son las enfermedades y es ahí donde ingresa el factor funguicida para controlarlas.

 

BSO: ¿Cuáles son las enfermedades fúngicas que mayor incidencia están teniendo en el maíz en el NOA?

 

HS: Hay un conjunto de varias enfermedades, denominado tizones, que afectan a zonas más cálidas y húmedas, eso ocurre desde el centro y norte de Santa Fe hacia el norte del país, a diferencia del sur donde aparece más la roya común.

En el NOA aparece también la roya común, pero también la roya sureña (Puccinia polysora), que se diferencia de la roya común (Puccinia sorghi) en que tiene requerimientos de temperatura distintos y también que tiene diferencias desde el punto de vista de la identificación. Todo esto viene asociado a enfermedades de tallo y raíz, ya que todo aquello que limite el área foliar útil -es decir, las hojas importantes que van a estar abasteciendo la espiga en el momento del llenado- va a afectar y debilitar la caña y obviamente el anclaje que tiene el maíz a futuro.

Por ello, los funguicidas al proteger esas hojas importantes y mantener un excelente balance entre las hojas, proveyendo fotosintatos, y la espiga, que estará recibiéndolos, nos evitamos problemas de traslocación de tallos, que son asociados generalmente a lo que son las debilidades de caña y a la presencia de patógenos.

Esto es importante entenderlo porque es una cuestión de manejo del cultivo, y ese complejo de enfermedades -que uno las puede considerar asociadas: royas, tizones y enfermedades de tallo y raíz- necesita un manejo, y los funguicidas intervienen como ayuda en el manejo del cultivo.

 

BSO: ¿Qué nivel de daño han detectado por este complejo de enfermedades?

 

HS: Si fueran problemas netamente foliares, como roya o tizones, podríamos estar hablando de entre el 5 al 8% de diferencia de rinde.

Cuando incorporamos a los problemas de raíz y tallo, es importante entender que los problemas vienen asociados a vuelcos o caídas de espigas que la cosechadora no junta. Esto tiene que ver con una práctica común, desde el Norte hasta Buenos Aires, que es que el productor al momento de la cosecha saca la cosechadora cuando va a cosechar soja y recién vuelve al maíz, entonces el maíz está en el campo uno o dos meses más después del momento óptimo de cosecha y es ahí donde las enfermedades de pudrición de tallo y raíz, y algún problema de viento, hace que el maíz se quiebre, vuelque o que se caigan las espigas.

Esas pérdidas no son totalmente detectadas por el productor y entonces la diferencia en los rindes del 5 al 8% se incrementa.

 

BSO: ¿Ustedes han encontrado en el Amistar Xtra un aliado para combatir este tipo de complejo?

 

HS: Sí, el producto funciona muy bien y nos ha demostrado resultados sorprendentes, porque con un seguimiento y un manejo del cultivo, es decir, con un monitoreo a partir de los últimos estados vegetativos, se puede fácilmente tomar la decisión de aplicación -que en general son aplicaciones aéreas- y con el uso de 1/2 litro de Amistar Xtra y 500 cm de Nimbus por hectárea los resultados son muy buenos.

Es importante tener en cuenta que, en promedio, las calidades de aplicación en el país están más adaptadas a glifosatos o productos que requieren un mínimo de caudal.

Los funguicidas exigen un caudal mayor para poder tener más puntos de contacto, más gotas por cm, además uno tiene que pensar que está fumigando un cultivo de casi 2 metros de altura y tiene que llegar a hojas que está a 50 ó 60 centímetros por debajo de ese techo. Además, tiene que tocar la hoja en la cara superior y la cara inferior y eso requiere tener muy en cuenta el momento de la aplicación, básicamente por la humedad relativa presente y la temperatura.

Siempre recomendamos aplicaciones con humedad relativa superior al 50% y eso ocurre a primera hora de la mañana o última hora de la tarde.

 

BSO: ¿Cómo ven desde el sector de funguicidas de Syngenta la próxima campaña de soja?

 

HS: Para el productor la soja ha sido en los últimos tiempos una alternativa muy interesante desde el punto de vista del costo de la inversión inicial y desde la rentabilidad estabilizada en los últimos años. La soja en el NOA creció y se difundió llegando a límites no deseados como los del monocultivo, pero hay que entender que está inmerso en una realidad productiva y económica.

Pensamos que el área de superficie cultivada se mantendrá o incluso subirá. Con respecto a lo que es la tecnología, el productor tomará la decisión del uso, en el caso de los funguicidas, muy en el momento de la aplicación, porque las decisiones están basadas en el precio y el estado del cultivo.

Pero el NOA es una de las regiones con más uso de funguicida, producto de que las condiciones generalmente son predisponentes para el desarrollo de enfermedades de fin de ciclo, desde un inicio y siempre está el riesgo de aparición de roya, lo cual requiere un manejo apropiado.

 

BSO: Este año hubo sorpresas desagradables con el complejo de enfermedades de fin de ciclo en la región...

 

HS: Eso es algo que lamentablemente tiene que ver con el sistema productivo: el monocultivo en siembra directa y con pocas variedades es predisponente para el desarrollo de las enfermedades de fin de ciclo.

Siempre tenemos los hongos en el rastrojo para que avancen sobre nuestros cultivos, por eso es importante tener en cuenta que ante un sistema económico que no nos permite hacer una eficiente rotación, lo que necesitamos es monitoreo para poder tomar la decisión apropiada en el momento de aplicación. Eso es algo que en el NOA se utiliza, se hace bastante bien y el seguimiento ha sido efectivo.

Agricultura | Funguicidas
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group